Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 3

Capítulo 1: El Reinicio de Subaru Natsuki

Parte 6

 

 

El ‘ting’ agudo y el sonido de la cerámica que hacía al romperse hizo que las cejas de Ram se arquearan por la sorpresa.

El joven sirviente estaba saltando como un bailarín – Subaru– alzó la voz mientras agarraba una escoba y un recogedor.




―¡Está bien! ¡Está bien! ¡No te preocupes! ¡Lo tengo!

Rápidamente limpió los fragmentos de cerámica esparcidos a sus pies y fingió secarse el sudor de su frente.

Cuando miró a Rem, quien lo había visto durante todo el acontecimiento, dirigió los dientes en una malvada sonrisa.

―No te preocupes. Me ocuparé de ello súper rápido, y no habrá siquiera una víctima.

―Creo que tu preocupación es digna de elogio, pero ¿no fuiste tú quien soltó el florero, Subaru? Necesito conseguir un jarrón de reemplazo, limpiar el piso, poner las flores en orden…




―No, ¡está bien! ¡Puedo conseguir un jarrón y poner las flores por mí mismo!
¡Adelante, enfócate en tu propio trabajo!

Dirigiéndose a Rem, casi como si se lo estuviera ordenando, Subaru se encaminó al almacén para traer el mobiliario y volvió varios minutos más después con un florero apropiado. Rápidamente puso el nuevo vaso en el mismo lugar en el que estaba el anterior, y añadió el agua y las flores, regresando las cosas a como estaban.

―Uf. Se siente bien hacer un trabajo, Remrin.

―Es un trabajo extra que tú hiciste necesario, pero al menos te encargaste de ello…Subaru, ¿dónde oíste sobre el lugar en el que estaban los jarrones de repuesto? ¿De Nee-sama?

―Mm, ah, er… ¡Correcto, de tu hermana mayor! Soy yo del que estamos hablando, ella estaba bastante segura de que yo rompería uno en algún momento. ¡Así que me dijo de antemano dónde conseguir un jarrón nuevo!

Escuchando la torpe excusa, Rem no lo pensó, «eso es lo que su hermana era para ella, tal previsión». Estaba menos preocupada por el jarrón y más por el hecho de que Subaru tenía tanto conocimiento de la distribución de la mansión que había recuperado la escoba y el recogedor de polvo para limpiar el vaso roto, y luego fue a coger un repuesto, sin dudarlo.

Rem realmente dudaba de que alguien que trabajara por sólo un día o dos hiciera tal cosa.

Dicho esto, en lugar de levantar sus sospechas…




―¿Estás bien? Debes estar agobiada por el trabajo, adelante y dame un poco para poder ayudarte. Lo haré; haré lo que sea.

… Él era tan amable al respecto, que ella simplemente no podía poner un dedo sobre el problema.

No era el comportamiento de alguien que portase malicia u hostilidad, pero tampoco era así como se comportaba una persona sin engaños. Más al punto, para alguien escondiendo algo, su fachada estaba plagada de aperturas.

Parecía que intentaba realmente acostumbrarse al trabajo y tratar de llevarse bien con Rem y Ram.

Rem frunció el entrecejo, como si estuviera protegiendo con la seriedad que la caracterizaba las emociones que se apoderaban de ella.

La visión de Subaru esforzándose tanto, incluso cuando nadie lo reconoció, despertó un dolor palpitante en su pecho.

―Subar…

―¡Oh, me olvidé del trabajo que Ramchi me pidió que hiciera! ¡Lo siento, será mejor que me apresure y haga eso! ¡Volveré contigo justo después de acabarlo!

Subaru corrió hacia el pasillo más rápido de lo que ella podría llamar para detenerlo. Rem retiró los dedos que había extendido hacia él, mirando por encima de su hombro como si ella debería discutir sus dudas con su hermana mayor, pero…

— «No, no es suficiente para molestar a Nee-sama.»

Rem caminó hacia su propio espacio de trabajo, tratando de terminar lo restante y reducir el persistente dolor en su pecho en el proceso.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios