Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 3

Interludio 1: Rem

Parte 3

 

 

Una noche, Rem se despertó, incapaz de dormir bien debido al calor.

Se quitó las mantas de su cuerpo cubierto de sudor y se levantó de la cama de madera. Cuando Rem miró a su alrededor, se dio cuenta de que su hermana mayor, que siempre estaba durmiendo junto a ella, se había ido.




«Tengo que buscar a Onee-chan de inmediato», pensó Rem.

Si su hermana estaba despierta, ella tenía que ir detrás de ella. Tenía que hacerlo sin falta, incluso para asuntos tan triviales como despertarse brevemente para ir al baño, así era la obsesión de Rem en ese momento.

«Tengo que ir afuera»…pero sólo entonces Rem se fijó en la causa del calor…llamas envolvían toda la casa.

Cuando tocó el pomo de la puerta, apartó su mano debido al calor. En ese momento, ella lo entendió. El dormido sentido del olfato de Rem se despertó debido al olor de algo quemándose; Su frente empezó a picarle mientras su cuerno crecía, apareciendo completamente casi al instante, utilizó su cuerpo para romper la puerta y salir hacia afuera de la casa envuelta en llamas infernales. Ella no sabía por qué había sucedido esto, pero obedeció a sus instintos de huir, de querer escapar del peligro.

Rem pateó la frágil cerca que rodeaba la casa y se apresuró en salir de ella e ir hacia el exterior.




Incluso entonces, un solo pensamiento gobernaba su mente: «Tengo que salir de casa y hacer que Onee-chan me diga qué hacer.»

Pero entonces, ese pensamiento fue apartado de su mente una vez que vio lo que le esperaba una vez que salió de la casa.

En el centro del pueblo había una pila de cuerpos quemados. Las casas envueltas en llamas y los árboles arrasados completamente por el fuego habían convertido a su hogar en un infierno carmesí en una noche.

Cuando Rem vio los rostros de sus padres entre los cadáveres tragados por las llamas, inmediatamente abandonó todo pensamiento racional y cayó de rodillas.

Rem se quedó arrodillada cuando un grupo de hombres vestidos con túnicas negras la rodearon. Incluso viéndolos de cerca, las profundas sombras de sus capuchas ocultaron sus rostros hasta que estuvieron bastante cerca; incluso entonces, no eran rostros que ella pudiera reconocer. Sin embargo, en cuanto Rem percibió que no había ni un solo rastro de buena voluntad por parte de ellos, una extraña sonrisa apareció en sus mejillas.

Esa sonrisa era la que escondía su desesperación por el bien de todos los demás.

Las figuras humanoides no respondían en lo más mínimo a la expresión o al dolor que se escondía detrás de ella.

Las sombras se acercaron hacia ella, levantando sus manos y balanceando las brillantes cuchillas de plata hacia la niña…pero sus cabezas fueron decapitadas un segundo después.

Sangre. En un solo momento, cuatro vidas habían sido tomadas con tanta habilidad que las cabezas no tuvieron el tiempo para soltar un grito, ni siquiera se dieron cuenta de lo que había sucedido.

La sensación familiar del maná que latía contra su piel le dijo instantáneamente a Rem que eso fue obra de su hermana. Ella se levantó.

Si su hermana estaba aquí, Rem tenía que seguir su ejemplo.

Ni siquiera necesitaba mirar a su alrededor. Sus ojos localizaron a su hermana mayor inmediatamente.




El rostro idéntico al de Rem se encontraba retorcido de dolor. La hermana mayor corrió para abrazar a su joven hermana, suspirando de alivio y relajando su cuerpo debido a que Rem estaba ilesa. Rem abrazó a su hermana también, nunca se había sentido tan patética ni tan feliz en su vida.

Rem no recordaba claramente lo que pasó después.

Pensó que le dejaría todo a su hermana.

Eso era lo mejor. Eso estaba bien. Su hermana mayor siempre elegía la mejor opción entre todas las posibilidades disponibles.

Y, sin embargo, habían sido rodeadas antes de que ella se diera cuenta.

Incluso con siluetas tan numerosas que formaban una pared, Rem los miró sorprendida, creyendo que su hermana de alguna forma podía superarlos.

Su hermana se puso delante de ella, forzándose a gritar. Lágrimas caían por sus mejillas; Su cuerpo parecía encogerse mientras hacía una súplica desesperada.




Cuando ellos lanzaron a su hermana al suelo, Rem se sintió confundida. Menospreciar a su hermana era contradecir su forma de vida. Estar detrás de su hermana, esconderse detrás de su espalda, era lo que le daba sentido a su existencia.

Su hermana gritó. Ella se volvió a levantar y extendió sus manos delante de Rem. Empezó a liberar su maná. El poder fluiría a través de su hermana, y cuchillas invisibles descenderían sobre el mundo, cortando todo a su alrededor.

Pero en el momento antes de liberarlo por completo, su hermana se dio la vuelta, abrazando a Rem…Y entonces, sólo se escuchó un impacto.

Rem sólo podía observar.

Vio un destello de acero en la cabeza de su hermana desde un costado. Vio una tenue luz blanca bailar en el cielo carmesí.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 3 Interludio 1 Parte 3

 




Vio el cuerno cortado dar vueltas y vueltas en el aire.

Vio sangre salir de la frente de su hermana. Escuchó un grito agudo que provenía de alguien cercana a ella.

Escuchó los gritos de la hermana que adoraba, la hermana que la había protegido y que había recibido el golpe por ella, mientras el hermoso cuerno blanco que tanto había envidiado atravesaba el cielo.

«Finalmente. Finalmente se rompió.»

Ese fue el pensamiento que tuvo en aquel momento.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios