Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 4: Un Juego Mortal de Atrapadas

Parte 6

 

 

Mientras la tarde se acercaba, la puesta del sol bañó con una luz naranja la colina donde Subaru estaba. Entrecerrando los ojos por los rayos del sol, Subaru movió su cuerpo tenso, sacudiendo las telarañas.

Él había estado mirando la mansión por más o menos ocho horas. Durante ese tiempo, no había señales de nada inusual; la mansión se mantuvo enteramente pacífica. Así que las cosas realmente fueron bien hasta que la noche calló.




“Viniendo a pensar, Rem no fue de compras esta vez…”

No había señales del evento del Cuarto Día, de Rem hiendo de compras. Tal vez ella simplemente lo necesitaba porque la partida de Subaru significaba una boca menos para alimentar. Fue una rara discrepancia.

Cuando Subaru se percató que estaba sonriendo por las memorias, su sentido de tensión se relajó, él se pellizcó sus propios cachetes. Este no era el lugar o tiempo para bajar la concentración.

“Como si pudiera hacer algo tan estúpido como eso habiendo pasado ocho horas ya. Concéntrate, concentra—“

Se detuvo a media palabra. Para mejor o peor, fue en el mismo momento se percató que el ataque venía.

“—“

En el instante que su tímpano detectó un sonido leve, Subaru se lanzó al otro lado sin dudad alguna.

Él era hizo devoto a sus cinco sentidos cuando hacía la maniobra evasiva que había hecho que había acordado de antemano.

En el siguiente momento, escuchó algo excepcionalmente pesado hacer un sonido aplastante, partiendo árboles en dos. Todos los árboles alrededor, más sus ojos y ramas, vinieron abajo con una cacofonía salvaje de sonidos demoledores.

En medio de todo eso, Subaru se apresuró directamente por el acantilado y saltó hacia abajo.

“—Aa”




Incluso apretando sus dientes, no pudo detenerse de soltar un leve llanto, su interior girando por la pesada sensación de caída. Pero su tiempo de vina se acortó después de dos largos segundos. Él soltó un llanto angustiado del dolor de las cuerdas picándolo.

“Escape de emergencia…”

Cortand la cuerda con su cuchillo, reanudó su descenso, el fondo de sus zapatos llegaron hasta la cara de una roca inclinada. Deslizando y golpeado su hombro, Subaru aterrizó en el suelo rudamente, de alguna manera manteniendo pasos, y corrió sin pausar para un descanso.

Arrojó el bolso para aligerar la carga, respirando irregularmente mientras corría sin importarle su propia forma.

“Lo vi. Yeaaaah…Lo vi totalmente”

El objeto con que había sido atacado Subaru por sorpresa y llevado a bajo varios árboles era una bola de hierro claveteada tan grande como el cráneo de un hombre. Era básicamente un bolla de bolos asesina, con una realmente larga cadena—el arma conocida como una “Morning Star”

Subaru había golpeado el suelo cuando sus tímpanos captaron el leve sonido metálico de esa horrible cadena del arma.

Habiendo sido testigo de ese poder diabólico, Subaru aún sin ser mordido con sus dientes alineados correctamente

De la forma que esa cosa había ondeado hacia él, su cuerpo probablemente habría sido salpicado si hubiera conectado. Ahora Subaru podía entender como la mitad de su cuerpo había sido mandada avolar.

“Pero…el vino aquí, ¿huh?”

Él pisoteó las ramas, brincó sobre un barranco, y corrió a través de áreas con un paso pobre.

Subaru había anticipado que él podía ser atacado. Habiéndose distanciado de la mansión, el determinó que un ataque a él  era solo posible como una incursión en la mansión misma. Si el objetivo era matar a todos los involucrados, Subaru estaba aún en esa lista.

“Pero eso era basado en el conocimiento que estaba en la mansión desde hace días”

Eso significaría que el asaltante había estado observando la mansión por muchos días, fabricando planes en secreto.

“—“

Sin aliento, el perdió su camino, concentrándose en no tropezar mientras se dirigía hacia abajo.

Subaru, respirando bruscamente, chasqueó su lengua en la escena que se desarrollaba frente a él.

“¿Así que he estado completamente danzando en la palma del otro tipo?”

Consternado, Subaru se mantuvo frente al acantilado que lo ceñía.




Mirando a la dura, dentada pared de roca, era como una fortaleza natural por resistir todos los intentos de trepar. Naturalmente, no tenía manera de sobrellevar ese obstáculo.

Subaru se giró y se preparó para luchar, tomando una respiración profunda e irregular.

El bosque delante había estado volviéndose más oscuro hasta algún punto, con los árboles filtrando el sol poniente, haciéndolo sentirse cortado del mundo y muy, pero muy solo.

“Si estás viniendo, tráelo…”

Subaru empujó su recelo, abriendo su sudadera de frente y quitándosela. Abrió la chaqueta con ambas manos, calmadamente esperando por la llegada del asaltante.

Él estaba siendo perseguido. Ha sido acorralado a una esquina. Ese momento, Subaru sintió tan indefenso como una presa que calló en la trampa de un predador. Pero él no era tan bonito e indefenso para dejarse ser comido sin pelear.

El haría que el otro chico se lo ganara.

“Demonios… ¿vienes o no?”

El cuerpo de Subaru demostró asombrosos reflejos hacia el ataque letal delante s sus ojos.

El levantó la sudadera en lo alto con sus dos manos, atrapando el feroz ataque da su cuerpo la bola de hierro voladora desde abajo, envolviéndola mientras apenas la evadía rosándole la piel.

Pero la chaqueta fue rasgada por sus manos mientras su cuerpo era golpeado contra la pared con un impacto sin diluir.

Pero en el momento que Subaru levantó sus ojos y vió la bola de hierro, haber fallado su objetivo, estaba trabada de cara al acantilado justo como había esperado, cogió un firme agarre de la cadena alargada.

Entonces observó la cadena que agarró—en la dirección del asaltante que tenía el otro extremo.

“Ahora, muéstrate, bastardo He pasado muchos problemas para ver tu cara”

El alzó un grito enojado y habló basura para alzar su propio espíritu”

Agarrando la cadena en una mano, usó la otra para sostener el cuchillo con el que cortó la cuerda hace poco.

El decidió ondearlo en la cara del asaltante si lo peor se volvía peor. Si se llegaba a eso, Subaru no vacilaría.




Sus ojos se endurecieron. El no huiría no importa quién o que vendría.




Su vida estaba en grave peligro, pero de alguna manera, él aún estaba vivo. Tal vez el no tenía que arrojar esta vez, tal vez era posible encargarse del asaltante.

Habiendo rendido ya una vez, Subaru desesperadamente extendería la mano para cualquier rayo de esperanza.

Tal vez ese rayo era Emilia. Tal vez eran las sirvientas gemelas. Tal vez era esa pequeña chica descarada o tal vez era Roswaal. Sin pretenderlo, Subaru olvidó su situación, recordando la colección de memorias que pensó que había descartado.

Él había hecho promesas. Promesas que tenía que mantener.




Pero entonces…

“—No me dejas opción”, ella dijo.

La cadena hizo un sonido. El sintió un descuido en la cadena mientras su portador se acercaba.

Pero Subaru no captó esas sutilezas mientras sus ojos se encontraban completamente abiertos.

No podía hablar. Sus labios  se estremecieron mientras un gemido venía de su garganta. Involuntariamente, sus dedos que agarraban la cadena la dejaron ir mientras él hacia una pequeña, sacudida lánguida de su cabeza, como si rechazara la realidad frente a él.




Caminando en la hierba, sobre ramas, una joven chica emergió desde la oscuridad.

Ella estaba vistiendo un negro, vestido de mandil algo corto. Llevaba un encaje blanco para el pelo. Sostenía una cadena que se unía a la bola de hierro que no hacia juego con su pequeña estatura.

Su pelo azul se sacudió en el viento mientras ella hacía una familiar  inclinación de cabeza, una mirada neutral en su cara.

“¿…Estas bromeando, verdad, Rem?

Una de las chicas que Subaru había planeado proteger estaba sosteniendo la bola de hierro demoniaca frente a él.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios