Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 2: La Mañana Prometida Se Aproxima Lejanamente

Parte 2

 

 

Empezando con Roswaal en el asiento de honor, los demás se sentaron en sus asientos preestablecidos y empezaron el desayuno.

—Mm… esto es mejor de lo usual…




Subaru estaba admirando la comida antes de que sus ojos recordaran la ensalada y la sopa. Roswaal asintió, parecía estar orgulloso ante la evaluación de Subaru de la cocina mientras miraba a Rem.

—Mm-hmm, tieeenes razón, tienes razón. Tal vez ella no lo vea, pero la cocina de Rem es bastante buena.

Cuando Subaru miró a Rem, ella hizo una señal de un zorro con su mano. Subaru no sabía lo que significaba, pero tal vez era la versión de este mundo para hacer una V con los dedos.

Subaru hizo una rana con las dos manos en respuesta.

—Así que la de cabello az… Te llamas Rem, ¿no? ¿Tú hiciste esto?




—Sí, Querido Huésped. Rem se encarga de la cocina en esta casa. A mi hermana no se le da muy bien la cocina.

—Oh-ho, así que son gemelas que son buenas en cosas diferentes. Entonces, ¿tu hermana es muy buena limpiando?

—Sí,  así es. Mi hermana se especializa en las tareas del hogar, principalmente en la limpieza y en lavar la ropa.

—Así que, dado que eres buena en la cocina, ¿no eres buena en la limpieza y lavandería, Remrin?

—No, soy buena en todas las tareas domésticas en general, incluyendo la limpieza y lavandería, mucho más que mi hermana.

— ¡¿Para qué está ella aquí entonces?!

¿Una hermana mayor que es peor que su hermana menor en todo lo que esté bajo la luz del sol? Eso era nuevo.

La hermana mayor parecía no prestarle atención a la declaración de Rem. Subaru no pudo demostrarlo, pero supuso que todo era cierto. Entonces, ¿Por qué Ram no se molestó en absoluto…?

—Así que, tal vez sean buenas campos diferentes, ¿eh? ¿Ramchi realiza tareas de combate mientras su hermana realiza cosas más domésticas?

—No es una maaala suposición. Aunque, Ram y Rem dan una mala primera impresión debido a su carácter, ¿verdad?

—Realmente es difícil que destaquen dado que su amo es tan único, Rosschi.

Por Rosschi, Subaru se dirigía al hombre a cargo de la mansión por el nombre de una mascota, pero Roswaal dejó pasar esa declaración con facilidad. Subaru tenía una tendencia arraigada para molestar a la gente, pero ese no era el caso aquí. Dicho esto, las opciones en el menú desaparecieron de los platos uno tras otro antes de que lo supieran.

—Sería todo un dilema si la comida no hubiera estado buena, pero era realmente deliciosa, por lo que no hay problema. ¿Verdad, Emilia-tan?

Emilia se limpió los labios con una servilleta, haciendo una mueca ante las despreocupadas palabras de Subaru. Subaru inclinó su cabeza, preguntándose qué estaba pasando, mientras Emilia exhalaba un poco.

—Sabes Subaru, no deberías hablar en la mesa. Es grosero para Ram y sobre todo para Rem, quien preparó esto por sí misma. Sin los modales apropiados, harás tonterías durante ocasiones importantes, así que….

—Quién utiliza ‘tonterías’ ahora… Modales en la mesa, huh. Es un poco tarde para aprenderlos ahora, ¿no lo crees?”

Subaru completo el cliché mientras se dirigía hacia el comedor haciendo gestos con la mano. A pesar del espacio tan amplio del lugar, Subaru estaba sentado al costado de Emilia.




Por consideración, los dos se sentarían muy lejos para hacer pleno uso de la mesa del comedor.

—Me he acercado porque quería comer con Emilia-tan. Roswaal no dijo que le importara, así que, ¿Cuál es el problema? Quiero decir, puedes darme cualquier verdura que no te guste.

—Está bien, puedes tener mi pimiento verde—Espera, ese no es el punto. Estoy siendo una idiota.

Subaru empezó a reír, encontrando lindo cómo Emilia curvaba sus labios en una mueca por ser superada en su intercambio verbal.

Después de eso, Subaru planteó tardíamente un tema que las palabras de Emilia habían alcanzado.

—Por cierto, Rosschi, creo que oí a Emilia-tan decir que esta casa tiene sólo dos sirvientas trabajando aquí.

—Ahh, sííí, actualmente ese es el caaaso. Ram y Rem son las únicas que quedan.




— ¿Dos personas manejando un lugar tan grande como este? Deberías pensar que la gente puede morir por el exceso de trabajo sin importar lo buenos que sean. Dicho esto… No parece que vayas a contratar a alguna nueva sirvienta aquí.

Roswaal guardó silencio ante la pregunta de Subaru, cruzando sus brazos sobre la mesa. El rostro de Roswaal mostraba una sonrisa, pero los ojos con los que él miraba a Subaru habían cambiado sutilmente.

—Realmente eres un misterio, habiendo llegado a la mansión del marqués Mathers en los confines del reino de Lugunica, y aun así, ¿dices que no entiendes las circunstancias? Es sorprendente que hayas pasado las costumbres reales.

—Bueno, soy una especie de inmigrante indocumentado en cierto sentido…

La casual respuesta de Subaru sorprendió a Emilia; Ella le dirigió una mirada como si estuviera regañando a un niño pequeño.

—No puedo creerlo. Si dices cosas como esa tan fácilmente, las malas personas te harán picadillo.

— ¿Quién utiliza ‘picadillo’ ahora?

—No hagas bromas sobre esto. Oye, Subaru, ¿es eso cierto? ¿Son todos así del lugar de dónde vienes, o realmente sólo eres tú quién no lo sabe?

Subaru, sintiéndose mal por cómo Emilia estaba preocupada, reflexionó sobre su propio comportamiento.

—Err, es más como si yo fuera carente de educación. Así que, si no es molestia, realmente estaría agradecido si me informaras mejor.

—Pareces ser un niño lo suficientemente educado por las grandes palabras que estás usando, pero…

—Bueno, este es mi debut con la alta sociedad. Quiero decir, ¿hay cosas que tú tampoco sabes, Emilia-tan? ¿Honoríficos como este y palabras tan formales parece confundirte?

—Err… tienes un punto.

Emilia pareció encogerse ante la observación de Subaru. Ver a Emilia de esa forma lo tomó por sorpresa, pero no fue Emilia quien continuó la conversación sino Roswaal, quien había estado en silencio en el asiento de honor.

—Entiendo lo que estás diciendo, pero la señorita Emilia actuaalmente está estudiando algunas cosas, saaabes.

—Estudiando, eh. Espera, ¿quieres decir que la perdimos cuando estábamos hablando antes?

—Realmente tienes una mente muy activa. Es porque piensas tanto que puedes hacer declaraciones sin sentido.

Subaru se desprendió de la aparente alabanza de Roswaal antes de darse un golpe en su propio pecho.

—Pensar mientras vives es sólo sentido común. Es el deber de un hombre pensar en sus pies cuando las cosas se pongan difíciles. Eso o tus entrañas terminarán derramadas por todo el piso.

—Siento que tus entrañas se derramaron en… Ahem. Volviendo al otro asunto… Subaru, ¿Conoces la situación de este país… del reino de Lugunica en este momento?

—Ni un poco.




—Oírte decir algo así, me sorprende que hayas vivido por tanto tiempo.

Eso no parecía un elogio, pensó Subaru mientras miraba afectuosamente a Emilia. No estaba tratando de despertar sus instintos protectores, pero ella estaba dando ese sentimiento de una madre para con sus crías.

—Por ‘situación’… ¿Quieres decir que pasa algo con el país?

Roswaal eligió sus palabras cuidadosamente.

—Bueno, no es que esté muy bien. Después de todo, el reino de Lugunica carece de un rey actualmente.

La respiración de Subaru se detuvo en seco. Le dio al hombre cubierto de maquillaje una mirada perpleja mientras se sentaba rectamente en la silla.

—No hay de qué preocuparse. La gravedad de la situación es muy conocida por todos, ¿sabes?

—Eso es bueno. Estaba pensando que había aprendido un peligroso secreto y no saldría vivo de aquí.

—Es triste que lo escuches primero de nosotros… De todos modos, la nación se encuentra altamente inestable ahora,

Dijo Emilia.




Ya veo, pensó Subaru mientras grababa eso en su mente. Un reino sin rey era una situación muy precaria.

La repentina muerte de un rey, ya sea por causas naturales o por alguna otra razón, podría sacudir a un país entero desde su núcleo.

—Pero, ¿Acaso el hijo mayor del rey no es quién debería heredar el reino y hacerse cargo de todo?

—Por lo general, ese es el caaaso. Sin embaaargo, eso salió mal debido a un incidente hace medio año, una terrible epidemia se extendió por todo el castillo.

Tal como dijo Roswaal, la epidemia sólo afectó a un linaje en particular, el linaje del rey y sus hijos.

Y así, murieron el rey y sus descendientes que vivían en el castillo.

—No puedo culparlos por enfermarse y morir. Pero, ¿Qué le sucederá a este país? Si no hay sangre real, ¿Qué harán? ¿Iniciaran una democracia y elegirán a un primer ministro?

—No entieeendo que quisiste decir al final de tu declaración, pero en la actualidad, un Consejo de Ancianos administra los asuntos del país, formado por grandes familias que adornan la historia del reino. El país continuará operando. Sin embargo…

Después de detenerse un momento, Roswaal se puso más tenso.

—…Un reino debe tener un rey.

—Supongo que sí.

Aún si fuera sólo por las apariencias, no puedes tener una organización sin alguien que esté a la cabeza, y mucho menos puede estar en esa situación un reino.

“Ya veo,” replicó Subaru.

—Empiezo a entenderlo. En otras palabras, el país no tiene un rey y está hecho un desastre mientras están tratando de elegir a uno nuevo. Sus relaciones con países extranjeros se están deteriorando y se encuentran en un aislamiento internacional. Entonces, un misterioso extranjero como yo apareciendo es… ¡Demasiado sospechoso!

—Además de eso, al hacer contacto con la señorita Emilia, te has asociado con la Casa Mathers, por lo que… Aunque la evidencia es circunstancial, eso es todo lo que necesitarías…

Roswaal bajo la mirada y trazó una línea en su garganta con su pulgar. Aunque Roswaal parecía que estaba bromeando, Subaru repentinamente comenzó a sudar frío.

Él tenía un mal presentimiento acerca de algo. Lo había sentido antes, pero esta sensación se hacía  más y más grande.

— ¿Por qué… el señor de la mansión llama a Emilia-tan señorita?

La regla de oro de cualquier hogar era que todos mostraban respeto a la persona de más alto rango.

Cuando Roswaal empezó a reír, Subaru sintió como el brote de ansiedad que tenía en el pecho había comenzado a florecer.

— ¿No es natural dirigirme a alguien con un rango más alto que el mío con el debido reeespeto que se merece?

Subaru se quedó boquiabierto de la impresión. Él miró a Emilia de manera tan robótica que se podían oír girar los engranajes de su cuello. La chica, con una mueca en la cara, suspiró con resignación.

—No quiero que pienses que estaba tratando de ocultarlo de ti, ¿de acuerdo?

—Err, en otras palabras, Emilia-tan, ¿tú eres…?

Subaru se apegó obstinadamente al apodo que el mismo le había puesto a Emilia mientras ella parecía querer deshacerse de él.

—Actualmente, mi título es el de una candidata real, soy una de los que buscan convertirse en el gobernante número cuarenta y dos del Reino de Lugunica… con el apoyo de la Casa de Roswaal, eso es.

Sus palabras hicieron que Subaru sintiera como si hubiera insultado al cielo.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios