Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 2: La Mañana Prometida Se Aproxima Lejanamente

Parte 12

 

 

Cuando Subaru se despertó, sintió que su conciencia se elevaba, como si estuviera asomando su cabeza sobre la superficie del agua. De repente fue liberado de esa sofocante sensación, sus ojos se abrieron, esperando varios segundos para visualizar el mundo. Él sentía como si se hubiera despertado en un lugar distinto al que el recordaba.

Él sintió que la luz del sol le quemaba los ojos. Subaru levantó su cuerpo ligeramente y sacudió su cabeza. Tenía la cabeza un poco pesada. Tal vez estaba cansado por no estar completamente acostumbrado a su nueva vida. Pero este no era el día para ocuparse de tales pensamientos.




Ya despierto completamente, Subaru recordó la promesa de la cita que había hecho con Emilia la noche anterior.

— ¡Así es, Natsuki Subaru—entrara en acción a partir de hoy!

El día era uno que le deparaba un futuro feliz. Un día que él había estado esperando, un día de una victoria prometida. Pero…

—……

Las gemelas de cabello rosado y azul miraban con sorpresa al rostro lleno de determinación de Subaru. Subaru, sonrojado hasta los extremos de sus orejas, enterró su rostro en la almohada para ocultarlo.




— ¡Qué! ¡¿Estaban aquí?! ¡Deberían haber dicho algo! ¡Estoy muy avergonzado!

El hecho de que hubieran dejado de despertarlo desde hace dos días le había vuelto descuidado. Pensar que esas dos le visitarían esa mañana en particular…

Como era usual, la expresión de las gemelas no cambió mucho mientras Subaru gritaba encima de la cama. Aunque parecía que estaban luchando contra la tentación de señalar hacia él y empezar a reír.

—Er, esperen, ustedes dos. Ese tipo de reacción duele un poco. Soy alguien delicado, ¿saben? ¡Hay otra clase de reacciones, ¿verdad?!

Él estaba esperando a que al menos empezaran a utilizar su frío abuso verbal al cual él ya estaba acostumbrado.

Subaru se dio cuenta después de un rato que era algo bastante terrible que estuviera esperando el abuso verbal de esas dos.

—Hermana, Hermana. Él nos está saludando como si nos conociera.

—Rem, Rem. Él nos está saludando de una manera bastante familiar.

Algo no estaba bien. Sus murmullos rozaron algo en la mente de Subaru.

— ¿Er, ah? Esto es un poco extraño. Que mis superiores vengan a despertarme es una cosa, pero que jueguen bromas a mis espaldas es algo de mal gusto, ¿saben?

Ciertamente las dos eran siempre así, pero—parecía que algo andaba mal.

Cuando Subaru habló, empezó a darse cuenta de por qué sentía que algo andaba mal.

Sus ojos.

La forma en que miraban a Subaru. La familiaridad de la noche anterior se había ido; Habían vuelto a tratarlo como si fuera un completo extraño. Entonces, una prueba decisiva llegó volando hacia él.

—Hermana, Hermana. Parece que nuestro Querido Huésped esta algo confundido.

—Rem, Rem. Parece que nuestro Querido Huésped está mal de la cabeza.

Subaru estaba horrorizado por ser llamado “Querido Huésped.”

Esas palabras hicieron que Subaru sintiera que algo afilado le había arrancado la parte posterior de su estómago. Subaru Apretó una mano contra su pecho para poder contener el dolor fantasmal que le aquejaba. Él no entendía que significaba todo esto. Sus acciones, era como si—

—Ustedes dos… Ha-ha, esto no es nada… gracioso…

Con las dos todavía mirándolo como si fuera un completo desconocido, Subaru levantó bruscamente su mano izquierda para apartarlas de su vista. Pero Subaru instantáneamente se arrepintió de haber hecho algo como eso…

…Porque vio que los vendajes en su mano izquierda habían desaparecido.

Sus dedos, heridos por el trabajo de cocina, las callosidades por manejar los cuchillos de maneras para las cuales no estaban diseñados, la marca de la mordida que el cachorro había dejado el día anterior mientras jugaba con los niños—todo ello se había desvanecido.

En algún lugar distante, él oyó algo que sonaba como una campana.

El zumbido se apoderó de él rápidamente, chocando contra él una y otra vez como una ola.

Subaru no se dio cuenta que el dolor que provenía del sonido, era en realidad causado por el mismo al estar jalando su propio cabello.

La sien de su cabeza realmente le dolía; Él sentía una sensación de calor y náuseas en la nariz. Pero la mente de Subaru se centró en el dolor y el sabor de la sangre por morderse su propio labio, como si estuviera utilizando eso para ahogar la sensación de pérdida que sentía en esos momentos, la cual era como si alguien le hubiera extirpado sus órganos internos.

Los hechos en cuestión obligaron a Subaru a aceptar la realidad. Sintiendo que sus ojos empezaban a ponerse calientes por dentro, Subaru enterró su cara en la almohada por una razón completamente diferente a la de antes.

—Porque él absolutamente, absolutamente no quería que nadie viera su cara en ese momento.

Ni las personas que le habían agradado tanto.

Ni las personas que parecían habían llegado a agradarles.

Él absolutamente no quería llorar en frente de esas personas que lo miraban como si fuera un completo extraño.

— ¡¿Por qué… he vuelto?!

—Y así, Subaru fue arrastrado nuevamente al bucle que le había traído tanto sufrimiento la última vez.

 

Por segunda vez, su primer día en la Mansión Roswaal había empezado—

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios