Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 2: La Mañana Prometida Se Aproxima Lejanamente

Parte 11

 

 

Con la luna todavía brillando en el centro del cielo nocturno, Subaru estaba lleno de optimismo.

Subaru arregló las arrugas que eran visibles a través de las mangas del traje de sirviente y comprobó cómo se veía utilizando una ventana como espejo. Habían pasado ya cuatro días desde que utilizaba esta ropa, así que pensó que ya era hora de que se acostumbrara a usarla.




—No está mal, no está nada mal. Puedo hacerlo. Después de salir del baño y mirarme en el espejo, me veo un cincuenta por ciento más sexy que antes. ¡Siento que esto va a funcionar!

Fuera o no el cincuenta por ciento, eso era un asunto aparte, lo realmente importante ahora era tranquilizarse.

Tratando de al menos rodearse de un aura atractiva, Subaru respiró profundamente y dio un paso hacia adelante. Él caminaba sobre la hierba del jardín, dirigiéndose hacia un rincón cubierto por grandes árboles, un lugar donde las bendiciones de la luna eran aún más notables.

Una chica se encontraba sentada en ese lugar, su cabello plateado brillaba con la luz de la luna mientras una pálida luz la rodeaba.

Subaru ahora sabía que el resplandor provenía de los espíritus. Ese hecho, combinado con la escena surrealista que estaba ante sus ojos había hechizado su corazón, como si hubiera sido poseído por algún demonio. Involuntariamente se detuvo delante de ella mientras se quedaba sin aliento.




Tal vez sintió que Subaru estaba cerca, porque sus ojos se abrieron abruptamente. Ella vio a Subaru acercándose.

—Oh, hola. Q-qué coincidencia encontrarnos de esta manera, ¿no lo crees?

—Vienes aquí todos los días, sabes. En cuanto a lo de coincidencia… ¿no vivimos bajo el mismo techo?

Ella destruyó todo su plan antes de que Subaru pudiera hablar; Por su parte, Emilia suspiró ante la típica línea de él. Sin inmutarse por su descuido, Subaru le sonrió a Emilia.

—Escuchar las palabras ‘bajo el mismo techo’ realmente hace que mi cuerpo se estremezca…

—Oírte decir que te estremeces hace que un escalofrío recorra mi columna. Por alguna razón, no me gusta.

Con Emilia mirándolo fijamente, Subaru se rascó la mejilla y se sentó a su lado como si fuera algo perfectamente normal. Estaban a sólo tres manos de distancia, esto era prueba de cuan cercanos eran ahora.

Emilia, ahora acostumbrada a que Subaru se sentara a su lado, no se molestó en decir algo sobre la distancia.

Entre su ritual diario de la mañana y entre las comidas, el sentarse junto a ella era algo que ya se había vuelto normal.

No estaba claro si ella lo estaba permitiendo o si simplemente no quería prohibírselo, pero de cualquier manera, Subaru estaba feliz de estar cerca de ella.

—Entonces, ¿qué estás haciendo?

— ¿Mm? Una extensión de la rutina de la mañana. Puedo encontrarme con la mayoría de espíritus en la mañana, pero sólo puedo encontrarme con algunos de ellos en la noche, así que…”




Subaru asintió en respuesta, aceptando rápidamente lo que había dicho Emilia.

Él finalmente se estaba acostumbrando a vivir en un mundo donde el tiempo se medía en “día” y “noche”.

A propósito, la vida diaria durante un periodo de veinticuatro horas era en gran parte como uno esperaría. Vivir de acuerdo al reloj interno del cuerpo traía una sensación de tranquilidad como nunca antes había sentido.

En sus cuatro días de entrenamiento como sirviente también había estado adquiriendo el conocimiento común de este mundo. Dicho esto, el aprendizaje del trabajo como sirviente se antepuso ante los académicos, por lo que su comprensión general no era muy buena.

—Esto me da una nueva perspectiva recordando mis días de escuela con los fines de semana fuera…

Subaru había desacreditado a menudo a su Espartana instructora durante los últimos cuatro días. Sin embargo, tales comentarios fomentaron las amistosas conversaciones que tuvo con Emilia durante la noche.

Subaru observó silenciosamente el lado de la cara de Emilia como si estuviera embrujado por la escena ante él.

Emilia repentinamente habló, tal vez encontrando raro que Subaru no dijera nada.

—No es divertido mirar, ¿no?

Cómo la voz de Emilia sonaba, de alguna manera en señal de disculpa, esto hizo que Subaru se sentara y sacudiera su cabeza.

“No, nunca podría estar aburrido contigo, Emilia-tan.”

—Qu—

La directa afirmación hizo que Emilia se quedara sin aliento mientras sus mejillas se enrojecían. Ver el rostro de Emilia sonrojada por el ataque sorpresa hizo que Subaru se enrojeciera hasta las orejas.

Después de todo, la frase que había dicho en ese momento había sido la verdad.

Subaru habló rápidamente como si tratara de explicar el rubor de sus mejillas.

—Ah, er, quiero decir, no habíamos tenido la oportunidad de sentarnos y conversar durante unos días, ¿verdad?

Emilia asintió en señal de estar de acuerdo con él.

—E-es verdad. Parece que has necesitado de bastante tiempo para aprender a trabajar correctamente en la mansión… Debió ser difícil, eh.

—Escuchar eso me hace tan feliz que quiero llorar…

Dejando de lado la atmósfera, ellos enterraron el tema en un profundo agujero e involuntariamente lo convirtieron en un momento agridulce.

Las evaluaciones del trabajo de Subaru durante esos cuatro días habían sido bastante duras, e incluso si de alguna manera lograba sobornar a sus superiores, eso no cambiaría su puntuación de “totalmente inútil”.

El primer trabajo de Subaru, dado que carecía de capacidad en el ámbito de la limpieza, lavandería y cocina, era adquirir las habilidades requeridas de un sirviente en una mansión. Su puntuación actual para todo lo anterior estaba atascada en una C.

—Acortar la basta de mi uniforme y poner botones en un delantal me consiguieron mejores notas, pero eso es todo.

—Realmente eres excepcional en una sola área.

—Bueno, traté de crecer par ser un chico con un borde en lugar de alguien perfectamente redondo y plano…

La habilidad de Subaru cosiendo era un producto de cómo sus padres lo habían educado, pero él también se preguntaba qué cosa estaban pensando sus padres en ese momento. Emilia, sin saber la introspección de Subaru, le dio honestos elogios por su confianza en sí mismo.

—Ya veo, es así. Me alegro que tengas confianza en algo.

Subaru mostró una sonrisa bastante conflictiva al ver que Emilia estaba feliz por él.

—Además, no es como si fueras malo en los otros trabajos. Ram y Rem lo mantienen en secreto, pero ellas han estado alabándote, sabes…

— ¿En serio? ¿Así que estoy avanzando incluso con mis superiores aquí? Entonces, ¡¿cortarme con el cuchillo, golpearme la espalda, y estropear la ropa, todo esto elevó mis puntos de relación?!




—Creo que deberías reflexionar un poco sobre eso.

Emilia forzó una sonrisa ante los fracasos de Subaru. Sus ojos color violeta se entrecerraron suavemente, mirando a Subaru, examinándolo cuidadosamente a una corta distancia.

—Pero, el trabajo es difícil todos los días, ¿no?

—Súper difícil. Me gustaría reconfortarme en tus brazos y pechos mientras descanso en tu regazo para curarme del estrés.

—Sí, sí. Si puedes bromear así, debes estar bien.

Emilia alcanzó con la yema de uno de sus dedos la frente Subaru y le dio un ligero empujón. Subaru, débil a la presión, no pudo resistir la punta del dedo de Emilia e hizo una vistosa caída hacia atrás.

Él dejo escapar un suspiro agradable mientras sentía la frescura de la hierba y miró hacia el cielo lleno de estrellas. Un mundo sin las luces de las ciudades hizo a Subaru apreciar la belleza de las estrellas y la luna en el cielo más que nunca.

—La luna es hermosa, ¿no lo crees?

—Hay algunos lugares que no podemos alcanzar, ¿verdad?

— ¡Yo no estaba preguntado por eso y tú me dices algo como eso!

— ¿Qué, dije algo malo?

El intento de Subaru de decir una línea romántica fue destruido debido a las diferencias culturales en este mundo. Apretó una mano sobre su corazón para demostrar que estaba disculpándose, sorprendiendo a Emilia.

—Ah…

— ¡Oh, maldición! Estaba tratando de esconder esto…

Subaru trató de esconder su sonrisa mientras movía la mano que Emilia estaba mirando detrás de su espalda… La mano izquierda que había soportado el peso de sus repetidos fracasos en el trabajo.

Subaru sacó la lengua para tratar de encubrir el hecho, pero Emilia bajó la cabeza con una mirada seria.

—Como esperaba, todos están trabajando duro también.

El murmullo de Emilia sonaba como si se estuviera criticando a sí misma. Subaru se dio cuenta en silencio de lo que Emilia pensaba mientras hablaba de esa forma. Subaru no era el único que aprendió algo en la Mansión Roswaal. Emilia estaba tratando de aprender una gran variedad de cosas que eran necesarias para una candidata real. Subaru y Emilia se había reunido después de muchas cosas. Por lo que comparar la presión en los dos era algo completamente grosero.

Tener cargas tan pesadas debe haber sido agotador. Tal vez Emilia tenía preocupaciones de las que no podía hablar con nadie. Sorpresivamente, Emilia hizo una pregunta.

—¿…Quieres que utilice un hechizo de curación?

—No, está bien. Prefiero no curarlo y dejarlo así.

— ¿Por qué?

—Mm, es difícil ponerlo en palabras… Es una prueba de que me esforcé haciendo mi trabajo.

Subaru pensó que esas no eran las típicas palabras que siempre salían de él mientras apretaba fuertemente su mano lastimada.

—Nunca me imaginé que trabajaría tan duro como lo hice. Ser capaz de hacer cosas que antes no podía hacer… No es tan malo. Es difícil, es muy duro, pero es divertido. Quiero decir, Ram y Rem son sorprendentemente estrictas, esa loli es molesta, he visto menos de lo que pensaba de Rosschi…

—Roswaal probablemente se pondría bastante susceptible si le dijeras eso.

—Nadie utiliza la palabra susceptible más…

Subaru dobló un poco su cadera para enfatizar el desvió de la conversación. Luego, levantándose como si fuera una muñeca de resorte, se llevó la mano derecha a la frente en forma de saludo hacia Emilia.

—Bueno, sólo necesitas encargarte de los problemas uno por uno. Quiero decir, este es el único lugar para vivir para mí… De cualquier manera, es divertido, ¿ves?

En su mundo, la vida “fácil” habría estado bien para él. Pero no podía esperar ese tipo de vida en este mundo. Por lo tanto, Subaru trato de “facilitar” su vida tanto como pudo.

Habiendo sido transportado sin razón alguna a este mundo, uno podría decir que la terquedad de Subaru fijaba su destino.

Tal muestra de determinación por parte de Subaru hizo que la expresión de Emilia se congelara como si el tiempo se hubiera detenido. Sólo sus ojos se movieron, parpadeando varias veces, antes de que una sonrisa apareciera repentinamente sobre su rostro.

—Está bien. Sí, creo que es eso… Dios, Subaru, eres tan idiota.




—Espera, ¡¿No es esa reacción algo rara?! ¡¿No deberíamos estar enamorándonos o algo así?!

— ¡No estaba enamorándome para empezar! Eres realmente un… Yo soy una idiota también.

Subaru parecía herido por la exagerada reacción. Él último murmullo de Emilia no llegó a escucharlo.

La sonrisa de Emilia se intensificó. La ternura de su encantadora sonrisa era como si la presión que sentía hubiera sido olvidada hace mucho tiempo, como si Subaru la hubiera hechizado involuntariamente con su propio hechizo. Él no podía expresar cómo se veía Emilia en ese momento con simples palabras como bonita o linda.

— ¡E M D (Emilia-tan es Mi Diosa)!

—Estoy agradecida contigo pero tú sigues bromeando así…

Emilia movió sus labios formando una mueca ligeramente molesta y empujó un dedo en la frente de Subaru otra vez.

Probablemente no era la imaginación de Subaru que estos toques ocasionales llevaran consigo más calor que antes.

—Habiendo dicho eso… es bueno que te esfuerces mucho, pero ¿cómo conseguiste que tu mano se lastimara de esa forma?

—Oh, es simple. Esta tarde, acompañé a Rem a comprar al pueblo cerca de la mansión, mientras ella compraba me puse a jugar con los niños del lugar cuando un pequeño animal parecido a un perro me mordió.

— ¡Así que no es producto del trabajo duro!

—No, es tan grande que no puedo notar las huellas del trabajo duro… No pensé que fuera del tipo que es odiado por los animales…

De vuelta a su propio mundo, los niños y los animales pequeños lo amaban—era eso o tal vez él se veía como alguien manipulable. Eso hizo que el resultado anterior fuera aún más extraño. Pero su efecto en los niños seguía siendo fuerte.

—Los niños del pueblo… Ellos me golpearon, patearon y se limpiaron los mocos sobre mí también. Fue horrible, maldición.

—Parece que eres bueno cuidando de los niños, Subaru.

—Esto se está yendo por el camino equivocado, Emilia-tan. Tener una buena relación con ellos ahora significa que recibiré algunas recompensas de su parte cuando crezcan. Soy un pensador a largo plazo, ¿sabes?




—Sí, sí. Admito que eres honesto gracias a tu pequeña terquedad.

Emilia, acostumbrada a la estupidez de Subaru, le dejó hablar mientras ella se estiraba y miraba hacia el cielo.

—Será mejor que vuelva a mi habitación ahora. ¿Qué hay de ti?

—No puedo dormir al lado de Emilia-tan, así que volveré también.

—Tú tendrás ese trabajo sólo cuando hayas pulido tus habilidades en tu trabajo actual.

—Tú lo has dicho. ¡Sólo mira, escribirán leyendas sobre mí…!

Subaru tomó en serio las palabras de Emilia, ardiendo de entusiasmo. Emilia sonrió forzosamente cuando Subaru miró hacia atrás y levantó un dedo.

—Ah, cierto. ¿Vendrías conmigo mañana al pueblo para darles una lección a esos mocosos, quiero decir para tener una cita román—er, para ver a ese pequeño animal?

— ¿Por qué te corregiste tantas veces…? Y, ah, yo…

Emilia bajó la mirada, parecía vacilante mientras murmuraba,

—No me importaría ir contigo, y tengo curiosidad por ese pequeño animal, pero…

— ¡Bueno, vamos entonces!

—Podría ser problemático para ti tenerme como…

— ¡Lo entiendo, vamos!

—¿…Realmente estás escuchando?

— ¡Estoy escuchando! ¡Nunca podría dejar que una sola palabra o alguna frase de Emilia-tan escaparan de mis oídos!

— ¡Oh, Subaru, te odio!

— ¡Aaa! ¡Aaa! ¡Lo siento, ¿qué fue eso?! ¡No puedo oírte!

Al ver a Subaru cubrirse los oídos, contradiciendo espectacularmente lo que había dicho hace un momento, Emilia estalló en risas, olvidando todos los males. Luego, se limpió una lágrima de los ojos con un dedo mientras miraba a Subaru.

—Bueno… pero sólo después de terminar mis estudios y tu termines todo tu trabajo, ¿está bien, Subaru?

— ¡Oh sí! ¡Entendido! ¡Lo haré súper rápido!

Con la fecha fijada, Subaru hizo una pose dramática con su puño. Viendo la mirada de satisfacción de Subaru, una sonrisa encantadora se apoderó de Emilia mientras dejaba escapar un pequeño suspiro.

—Estaba pensando, verte hace que mis preocupaciones parezcan tan pequeñas, Subaru.

— ¡No puede ser! ¡Quiero decir, podrías convertirte en reina; Preocupaciones y estrés social, cosas como esa me revolverían el estómago de adentro hacia afuera!

Emilia, incapaz de contenerse más, empezó a reí, su alegre voz hizo que Subaru empezara a reír también. Los dos riendo, así anunciaron que su cita para aquella noche había llegado a su fin. Cabe señalar que hubo un último intercambio de palabas.

—Ahora que lo pienso, ¿por qué estás vestido así después del trabajo?

—Ah, pensé que te causaría una buena impresión… Entonces, ¿qué te parece? ¿Me veo hermoso?

—Mm, supongo que sí. Tienes la apariencia de ‘Soy un sirviente capaz’.

— ¡Bueno, ahí van una vez más todas mis esperanzas destruidas!

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios