Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 5: La Mañana que Él Anhelaba

Parte 1

 

 

“¡¡—!!”

Él no estaba consciente del momento exacto en que recupero la conciencia.

El sonido de la lluvia seguía zumbando en sus oídos. Su visión parpadeaba entre rojo y blanco. El mundo estaba doblado y deformado.

Incapaz de sentir sus brazos o piernas, él hizo un grueso, angustiado grito como si alguien estuviera torciendo sus intestinos como ropa mojada.

Él retorció su cuerpo y saltó, cada parte movible de su cuerpo entero desencadenaba fiera incomprensión.

—Él no sabía qué estaba sucediendo.

El dolor ardiente de su pierna siendo cortada y las cicatrices de su cuerpo siendo azotado por la cadena habían… desaparecido.

Él había perdido su sangre. Él había perdido su vida. Él había muerto.

Él no había querido morir. Él odiaba el dolor, el sufrimiento, la tristeza, el miedo, todo eso.

Él quería alejarlo todo. Todo lo que podía ver, todo lo que podía tocar, todo lo que podía sentir.

“¡—!”

Él escuchó algo. Él escuchó la voz de alguien.

Él escuchó una voz, como alguien que trataba desesperadamente de calmar a una bestia salvaje.

Él significado no llegaba a él. Él no entendía el significado. Él no quería entender el significado.

Era inútil escuchar. Escuchar solo lo lastimaría. Escuchar no cambiaría nada. Aun así mientras lo rechazaba todo, el color regresó al mundo, al igual que el sonido, al igual que la forma.

Los sentidos de su entero cuerpo desaliñado le dijeron, que sangre estaba llegando a sus miembros.

Su agitada mano golpeo algo, rompiendo uñas y rasgando la parte de atrás de la mano, haciéndola sangrar. El afilado dolor pinchó su cerebro, de alguna manera disminuyendo la fuerza de su grito.

Él entonces lo notó. Alguien había agarrado y envuelto sus adoloridos brazos.

Él sintió algo similar en sus piernas. Algo lo estaba cubriendo, haciéndolo incapaz de mover cada pierna.

Justo sobre él, su visión que regresaba vio el familiar techo blanco que había visto varias veces hasta ahora.

Él se dio cuenta que estaba acostado boca arriba en la suave cama.

Él finalmente exhaló, fuerza drenándose de su rígido cuerpo, cuando…

“Querido Huésped, Querido Huésped. ¿Finalmente se ha calmado?”

“Querido Huésped, Querido Huésped. ¿Finalmente ha dejado de agitarse?”

El instante que sus oídos escucharon las dos voces familiares, Subaru recordó gritar.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios