Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 3: El Sonido de la Cadena

Parte 1

 

 

“Querido invitado, querido invitado. No se ve muy bien. ¿Se encuentra bien?”

“Querido invitado, querido invitado. Parece como si te doliera el estómago; ¿Te hiciste en ti mismo?”

Mientras Subaru agarraba su cabeza con vergüenza, las hermanas le hablaban con voces preocupadas.

Eran voces familiares, a pesar de tan corto tiempo. Las voces a veces eran molestas, a veces llenas de confianza, voces en las cuales él podía confiar.

-Pero ahora esas voces sonaban totalmente diferentes, sonando duramente ante los oídos de Subaru.

Respondiendo a la sensación de sus miradas, Subaru arregla su respiración y levanta su cara.

“Lo siento por… hacer que se preocuparan. Solo soy un poco…pesado cuando estoy despertando.”

De alguna forma, la ira que tenía dentro de él se ha disipado mientras apretaba su cabeza contra la cama.

A pesar de que el shock inicial a pasado, él se sentía como si estuviera atado por una cuerda de seda, además de que una sensación de pérdida estaba creciendo en su pecho.

-Pensando en que tan hermoso sería si todo esto fuera uno de los trucos maliciosos de Roswaal. Teniendo ese supuesto en su mente que lo hacían reconfortante de alguna manera, Subaru abrió sus ojos y miró hacia el frente.

“—Ah, es cierto.”

Después de un instante, todo lo borroso se volvió claro y la realidad se forzó sobre el joven chico.

Subaru miró a las gemelas paradas en los lados de la cama, teniendo sus manos en las sabanas. Las caras familiares de Ram y Rem estaban viendo a Subaru sin expresiones, como siempre.

Ningún par de ojos tenía emociones dirigidas a Subaru. Los cuatro días que ha vivido con ellas, haciéndose más cercanos de poco a poco, se ha evaporado como niebla de la mañana.

“¿Querido invitado—?”

Con voces desconcertadas, los dos pares de labios preguntaron al unísono.

Sus miradas buscaron a Subaru, que ahora estaba sentado en la cama. Pero Subaru, casi sintiendo un escalofrío en el aire, obedeció sus sentimientos de inconformidad, puso algo de distancia entre ellos.

“Querido invitado, no debe moverse de improviso. Todavía no te has recuperado del todo…”

“Querido invitado, es peligroso moverse repentinamente. No ha descansado lo suficiente…”

El cuerpo de Subaru por reflejo se alejó de las dos chicas y sus voces preocupadas. La fría respuesta hizo sus ojos destellar con miradas lastimadas, pero Subaru estaba muy desconcertado como para darse cuenta de eso.

Estaba pasándola muy mal tratando de soportar el hecho de que el sí las conocía, pero ellas a él no.

Fue apenas hace unos días que Subaru tuvo un sentimiento similar en la agitada calle, en el callejón y en la tienda.

Pero ahora era completamente diferente. La situación era diferente. Es tiempo era diferente. La experiencia era diferente.

No era como si fuera a hacer cosas otra vez con Emilia y Felt cuando él apenas los conocía.

Definitivamente el haría cosas de nuevo con las personas a las que él confiaba. Pero ahora, las personas que él conocía se volvieron extraños, Subaru estaba lleno de un increíble terror.

Las sirvientas gemelas que estaban frente a Subaru empezaron a sospechar que algo estaba terriblemente mal.

El silencio lleno la habitación. Ningún lado podía decir o hacer algo. Eso era porque…

“Lo siento–¡No puedo hacer esto en este momento!”

…La acción de Subaru, abriendo la puerta y prácticamente cayéndose en el pasillo al momento de salir corriendo, fue solamente un poco más rápido que las dos gemelas se movieron para detenerlo.

Subaru corrió, las plantas desnudas de sus pies sintiendo el duro frío del pasillo, teniendo una respiración pesada y algo enojada. Él corrió ferozmente, en un apuro, sin ningún destino en particular.

Él corrió. Él huyó. Aunque todavía no comprendía de que estaba corriendo.

Todo lo que él sabía es que no podía soportar pasar un momento más en ese lugar.

Subaru pasó por un corredor con puertas similares alineadas, tu postura todavía era mala, como si se fuera a caer en cualquier momento.

Entonces, sin aliento, Subaru puso sus manos como si fuera a pasar por ella—y, en el momento en que entró, fue recibido por una gran masa de libreros en el archivo de libros prohibidos.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios