Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 1: Sentimientos Inseguros

Parte 5

 

 

Subaru sacudió su cabeza cuando las sirvientas le ofrecieron vestirlo, cambiándose de ropa por si solo antes de dirigirse al jardín de la mansión con Emilia.

Subaru dejo salir un suspiro de admiración mientras miraba al jardín extenso.




—También es bastante grande. La mansión es enorme, pero esto es más una pradera que un jardín.

Había visto jardines de mansiones de personas adineradas en los mangas y anime de vez en cuando. Eran el tipo de lugar donde organizaban cenas. Ahí, en medio del enorme jardín. Subaru comenzó sus ejercicios de calentamiento para comenzar su rehabilitación a toda prisa.

Emilia miro con curiosidad mientras miraba los movimientos de Subaru.

—Esos raros movimientos. ¿Qué estás haciendo?

—Oh, ¿No hacen ejercicios de calentamiento aquí? Los haces antes de empezar ejercicios extenuantes.




—Hmm, no he visto mucho de eso. Pero entiendo que es peligroso hacer movimientos difíciles y repentinos.

—¿Así que las personas no hacen calentamiento en este mundo? Oh bueno, no se puede hacer nada— ¿Qué tal si te enseño? ¡Ejercicios genuinos de calentamiento de mi lugar natal, transmitido a través de las generaciones!

Emilia parecía ceder ante la proclamación segura de Subaru.

—B-Bueno. Solo un poco, entonces.

Dijo, copiando a Subaru. Subaru se puso al lado de Emilia y le dio instrucciones.

—¡Calentamiento matutino Parte Dos! ¡Eleva tus manos y estira esa espalda~~!

—¡¿Eh, que, imposible?!

—Solo haz lo que yo hago. ¡Voy a incentivar el calentamiento calestenico dentro de ti!

Con Emilia perdiendo, Subaru la regaño y siguió el ritmo de una rutina famosa por toda la nación. Emilia al principio aún estaba sorprendida pero intento un rápido estudio. Cuando ambos terminaron de dar sus últimos respiros, Subaru extendió ambas manos hacia el cielo.

—Y por último, eleva tus manos. ¡Victoria!

—¡Vi-Victoria!

“Okey, aquí vamos. ¡Emilia-tan, ahora eres una novata en el calentamiento calestenico!

Al haber terminado de hacer el calentamiento calestenico con todo su fuerza, el rostro de Emilia mostro que el nuevo título había causado una gran impresión. Pero hizo una cara como si acabara de recordar su objetivo principal.

—Es verdad. Las cosas se desviaron del camino, pero si olvido esto, se enojaran.

Emilia, haciendo una sonrisa placentera y suave mientras hablaba, saco un cristal verde de su bolsillo y se lo mostro a Subaru.

—Ah, eso es….

—Un cristal para que los espíritus lo habiten. Tú sabes, como Puck.

—¿El gatito que duerme durando los momentos más importantes? Apuesto que no sabe de mi escena heroica, ¿verdad?




El cristal brillo como si reprochara a Subaru por tomarlo en broma. Al principio la voz indiferente provino del cristal.

—Oh, no para nada, Subaru. Lía me conto todo acerca de eso después que las cosas terminaron.

Finalmente, la luz se desbordaba del cristal y se condenso dentro de una formación de contornos encima de la palma de Emilia.




—Hey. Buenos días Subaru. Hace un buen clima.

—Aunque para mí ha sido una noche y mañana de arriba hacia abajo. Primero el bucle del corredor, luego esa chica pequeña amenazadora. Ahora ya pase eso y estoy ejercitándome con Emilia-tan….

Los labios de Emilia formaron un puchero.

—Las personas lo malinterpretaran si lo dices de esa forma.

Luego Emilia miro a Puck, sentado sobre la palma de su mano.

—Buenos días. Puck. Lamento por presionarte tanto el día de ayer.

—Buenos días, Lía. Aunque yo soy él debe disculparse por lo de ayer. Casi te pierdo. En serio no puedo terminar de agradecerle a Subaru.

Puck miro a Subaru con sus ojos oscuros mientras acariciaba su nariz rosada con su pata.

—Bueno, te debo una. Me pregunto si hay algo que desees. Quiero decir algo que pueda hacer.

La respuesta de Subaru a la grandiosa declaración de Puck fue inmediata.

—Está bien, deja que toque tu pelaje hasta que me canse de el.

Los ojos de Emilia y Puck se abrieron por completo. Aparentemente, la velocidad de la respuesta los había sorprendido tanto como el contenido de la misma.

—¿No deberías de tomarte un poco más de tiempo para decidirlo? Puck se puede ver pequeño y poco fiable, pero su nivel de poder es algo muy diferente.

—Oye, para mí, ser capaz de sentir el pelaje de la fabricación más fina es algo realmente bueno. No tomaría nada de dinero por eso. No, hablando en serio.

Mientras Subaru hablaba, tomo su dedo derecho y lo extendió hacia Puck: primero su panza, luego su mentón y las orejas para terminar.

—¡Oh, estas orejas son adictivas! ¡Estoy totalmente cautivado por tu esponjosidad!

—Lo sé al leer tus pensamientos, pero escucharlo que lo digas, wow.

Subaru generosamente jugo con Puck mientras hacía sonidos agradables con su garganta.

Emilia dejo salir un suspiro de resignación mientras miraba a Subaru y a Puck jugar.

—Bueno, iré a hablar con los espíritus inferiores, entonces….está bien si ustedes dos juegan, pero no interfieran, ¿okey?

—Así que nos abandonó.

—Yap, nos abandonó.

Mientras ambos dejaban caer sus hombros, Emilia los ignoro mientras suavemente fue hacia una esquina del jardín. Limpio un poco el suelo antes de sentarse. Emilia cerró sus ojos mientras luces pálidas comenzaron a rodearla.

<Había visto esa vista antes.>

—Espíritus inferiores, ¿huh?

—Asi es. La mayoría son clasificados como espíritus superiores e inferiores……aunque muchos están fuera de esas categorías.

—No es como si no ayudara….pero no sé cómo clasificarlos.

Subaru sabía que las luces jugueteando alrededor de Emilia eran espíritus inferiores ya que Emilia lo había dicho durante el bucle en la capital real.




Mientras Emilia se sentaba, hablo suavemente con los espíritus menores, sonriendo de vez en cuando; los espíritus menores parecían brillar o desvanecerse en consecuencia.

—Dijiste ‘un pacto con los espíritus inferiores’ pero, como, ¿Qué es eso?

—Un pacto ceremonial con un espíritu—formando un contrato.

Subaru frunció el ceño ante el término que no había escuchado antes.

—Err, veras, un maestro espiritual no puede usar hechizos espirituales a menos que haga un pacto con los espíritus primero. Los detalles de los pactos difieren de acuerdo con los espíritus. ¿Me entiendes?




—Entonces no es como el interés y la garantía de un préstamo bancario, entonces. Gotcha.

—Mi nombre no es Gotcha, pero continuemos. Así que espíritus individuales quieren diferentes cosas….pero espíritus inferiores como esos quieren pactos con la simple condición de contactarse con el hechicero.

—Entonces es algo fácil para los principiantes. ¿Entiendo que no funciona con otros espíritus?

—Ayuda que eres rápido en entender. Aunque esto no ira lejos si te vas por la tangente.

Oops, dijo Subaru con una sonrisa ruborizada. Por su parte, Puck lo miro de una forma cálida mientras jugaba con sus propios bigotes.

—Es verdad. Es difícil satisfacer a un espíritu con voluntad propia, como yo. Me gustaría darle al que hace el pacto tanto como yo desee….pero mis condiciones con Lía son muy estrictas.

—Ha estado en mi mente desde hace mucho, pero Lía, es un lindo apodo.

—Aunque tu Emilia-tan es mucho más lindo, también debería llamarla así.

——No lo hagas. En serio. Te lo suplico.

Con las mejillas infladas. Emilia interrumpió sus juegos tontos.




Mientras Emilia regresaba, los espíritus alrededor de ella parpadearon, aparentemente la Hora de Conversación Espiritual termino. Subaru se levantó y limpio la hierba de su parte posterior.

—¿El tiempo de calidad termino? Eso se sintió más fácil de lo que espere.

—Estaba consciente de ustedes dos, así que les dije que sea breve. Tenemos cosas que discutir hoy.

Mientras Emilia hablaba, ofreció la palma de su mano; Puck salto desde Subaru, aterrizando sobre ella. Los ojos redondos de Puck voltearon hacia Emilia con lo que parecía una sonrisa satisfecha y pequeña.

—Está bien. Tengo un buen presentimiento acerca de él, y no puedo encontrar ni una pizca de malicia, hostilidad, o alguna intención de hacer daño. Subaru es un buen chico, aunque su personalidad es un poco extraña.

—Ahora espera un….

Asustado por la evaluación de Puck hacia Emilia en varios niveles, Subaru solo pudo mirar boquiabierto.

—Porque….Incluso si es verdad, ¿decirlo en frente de él no es doloroso?

—¡Oh, ah, está bien! Soy un completo extraño para ti, así que por supuesto que me echarías un vistazo. Estas en toda la razón en dudar de mí. ¡Pero esa parte al final realmente dolió, Emilia-tan!

Emilia rápidamente cubrió su boca con una mano e hizo una sonrisa apenada ante Subaru.

Subaru no había tocado a Puck por todos lados sin ninguna razón. Esperaba que esto sucediera. Emilia y los demás no eran tan descuidados para aceptar a Subaru sin saber ni una sola cosa firme acerca de él. No hay duda que eso explicaba el comportamiento de Ram y Rem.

—Con eso dicho, no tengo ninguna buena forma de explicarlo.

Obviamente no había ningún registro preexistente de Subaru en este mundo. Explicar que había sido invocado era algo difícil de vender, con buenas probabilidades seria tratado como un lunático.

Al ser ese el caso, permitir que Puck lo evalué era la mejor opción. Las palabras de Puck, confiadas por Emilia y ser capaz de leer los pensamientos conscientes, era mucho más convincente que cualquier cosa que Subaru podría decir.

—Está bien Lía. Oh, y se lo que estas tramando Subaru. Chico travieso, usar mi lectura de la mente de esa forma.

—Estoy honrado. ¡Nos llevemos estupendamente bien, mi amigo!

Como Subaru se dirigió a ellos causo que el rostro de Puck se sorprenda, entonces hizo una sonrisa grande.

—Ha pasado un largo tiempo desde que tuve un trato así. Me gusta.

—Preferiría escuchar esas palabras de Emilia-tan. Oh bueno, como dicen, para derrotar a un general, primero derrota a su caballo…..Bueno, ¿eres un tipo de gato así que eso aún tiene sentido?…. ¿Me pregunto?

Una mirada sorprendida cayó sobre Emilia mientras miraba a Subaru poner un dedo en su mentón y sumergirse en sus pensamientos.

Cuando Subaru curiosamente alzo sus cejas, Emilia inhalo un poco.

——En serio, Subaru, eres tan extraño.

—¿Huh?

“Mirar de una forma coqueta a…..una media elfa como yo quien habla con los espíritus es una cosa normal…..me sorprendió, incluso como una broma.

En su corazón, Subaru ataco, ¿Te sorprenderías si supieras que no eran una broma? Pero olvido todo eso mientras se enamoró de la sonrisa encantadora de Emilia.

Esta sonrisa estaba a la par de la que ella le había dado cuando intercambiaron nombres en la capital real. Parecía fugaz y caprichosa, lo cual causo que su corazón se agitara aún más.

Su hermoso cabello plateado y suelto era tan irreal como el roció de la luz de la luna, su piel era tan pálida como la primera nieve. Sus ojos violetas parecían sostener la mente de Subaru firmemente en su hechizo y no lo soltarían. Sabía que era sublime, hermosa, con un corazón de oro envuelto con un núcleo sólido.

Subaru quería nada más que colocar sus manos en sus mejillas y darle gracias a la Madre Naturaleza, pero se abstuvo.

—Huh, ¿me pregunto qué les pasa a esos dos?

Y, mientras Emilia menciono algo que había notado, Subaru miro hacia la mansión.

Las gemelas sirvientas estaban caminando por la mansión. Ambas hicieron una reverencia formal a Subaru y Emilia, hablando en perfecta sincronización, ni en lo más mínimo apagada.

—El Maestro Roswaal, el señor de la mansión, ha regresado. Por favor vengan por aquí.

Su combo perfecto sorprendió a Subaru, pero el cambio del comportamiento de las sirvientas lo sorprendieron aún más. Su frivolidad de antes no estaba por ningún lado, reemplazado por el sentido de dignidad propio de las sirvientas de la alta clase.

—Ya veo. Roswaal…..Entonces, sería mejor que vayamos a verlo.

—Sí, también dijo que llevemos a nuestro Querido Invitado, debería estar despierto.

Puck se escabullo en el cabello plateado de Emilia, el rostro de Emilia se puso tenso mientras palpaba su cabello.

Mirándola de un lado, Subaru doblo su cuello ligeramente al ser llamado.

—Entonces, ¿de todas maneras quien es este chico Roswaal?

—El Señor de esta mansión…Ah, es verdad, no lo explique.

Emilia puso su palma sobre su boca cuando se dio cuenta de su propio error.

—Err, es verdad. Roswaal es…..Lo entenderás cuando lo conozcas.

—¡Dejaste esa expresión demasiado rápido! ¡¿Qué, es demasiado sencillo para describirlo?!

Emilia, Puck, Ram y Rem respondieron al mismo tiempo….

——No, es lo opuesto.

La mandíbula de Subaru cayó en una cara de sorpresa multiplicada por cuatro. La chica de cabello azul cerro gentilmente su boca desde abajo con su mano antes de dar una reverencia formal.




La sirvienta de cabello rosado al lado de ella señalo hacia la mansión.

—Uno no puede describir al Maestro Roswaal con solo palabras. Lo entenderás cuando lo conozcas, Querido Invitado. Todo está bien; es un señor amable.

Las gemelas se encontraron con la mirada de cada una y asintieron, con la afirmación repetitiva causando que sus dudas se profundicen aún más.

Con Subaru desconcertado, Emilia parecía como si estuviera de acuerdo de mala gana con las gemelas mientras gentilmente se acercaba a él. Dándole unas palmadas al hombro de Subaru, Emilia murmuro con una voz grave.

—Lo más probable es que se lleven bien, Subaru. Aunque te cansara.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios