Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 2

Capítulo 1: Sentimientos Inseguros

Parte 4

 

 

—Vaya, parece que ya despertó, hermana.

—Así es, Rem. Ya despertó.




Cuando despertó de nuevo, dos chicas hablaron, sus voces compartían el mismo timbre de voz.

Estaba en la misma cama suave y como de antes. La ligera abertura de las cortinas dejó entrar a los rayos resplandecientes del sol, quemando los parpados dormilones de Subaru. Instintivamente asumió que era de mañana.

—Ugh, No soy tan nocturno ya que soy un residente de la noche. Despertar en la mañana hace que mi pecho arda…..

Ya despierto, Subaru se sentó mientras recordaba que sus ciclos de día y de noche eran invertidos mientras no estaba a la escuela. Miro alrededor, giro sus hombros, y dirigió sus caderas hacia la ventana mientras miraba en esa dirección.

—Querido huésped, en este momento son las siete en tiempo solar.




—Querido huésped, en este momento son las siete en tiempo solar.

Sus voces amigables expresaban la hora del día. Las siete en tiempo solar — no sabía que significaba eso, pero supuso que era algo similar a las siete AM.

—Siendo eso el caso, si no cuentan el despertar anterior, he dormido todo un día entero, ¿huh?

—Bueno, mi record es dos días y medio, así que no es la gran cosa, en serio.

—Hermana, ¿lo escuchaste? Que cosa tan holgazán para decir.

—Sí, Rem lo escuche. Que cosa tan buena para nada.

—¡¿Entonces quiénes son estas señoritas que han estado reprendiéndome en altavoz?!

Subaru se sentó rápidamente, siendo tomado por sorpresa por las chicas, estando a ambos lados de la cama. Las chicas corrieron una corta distancia a una esquina de la habitación, uniendo sus manos y acercando sus rostros mientras lo miraban.

Estando lado a lado, sus rostros eran como dos gotas de agua; las chicas obviamente eran gemelas.

Ambas median aproximadamente 150 cm de alto. Sus grandes ojos, labios rosados, la belleza juvenil y suave de sus rostros las hacia totalmente adorables. Ambas tenían su cabello cortado hasta los hombros, con su cabello partido para cubrir un ojo — una en el ojo derecho y la otra en el izquierdo. La forma en que su cabello estaba partido y el hecho en que la una tenía cabello rosado y la otra azul eran las únicas pistas vistas visibles para diferenciarlas.

Las gemelas observaron a Subaru cuidadosamente. Su mente se agito, como si todo fuera rasguñado, mientras de repente se dio cuenta.

—Imposible…. ¿¡También hay uniformes de sirvientas en este mundo!?

Usaban delantales negros con encajes blancos y tocados de encaje blanco sobre sus cabezas.

Estos trajes eran especialmente modificados para exponer sus hombros angostos, los cuales combinaban con las faldas cortas, presumiendo las líneas de sus cuerpos de una forma escandalosa. Subaru no sabía mucho de los uniformes para sirvientas, pero estaba seguro que el nivel de piel expuesta representaba el gusto personal del diseñador…aunque de todas formas las gemelas que lo usaban eran hermosas.

—¡Pensé que las sirvientas deben vestirse de forma modesta….pero creo que soy un admirador!

—Esto es terrible, Hermana. Ahora, en la cabeza del Querido Huésped, eres el sujeto de pensamientos obscenos y degradantes.

—Esto es terrible, Ahora, la cabeza del Querido huésped está llena por completo de pensamientos repugnantes acerca de ti.

—No subestimen mi capacidad mental, señoritas. ¡Ambas serán estrellas en mis fantasías!

Subaru cruzo sus antebrazos e hizo movimientos sugestivos con sus dedos. Los gestos hicieron que el rostro de las dos sirvientas temblara; las chicas se abrazaron entre sí, liberando sus manos y apuntándose entre ellas.

—Por favor perdóneme, Querido Huésped. Déjeme ir y en cambio profane a mi hermana.

—Por favor perdóneme, Querido Huésped. Déjeme ir y en cambio humille a Rem.

—¡¿En dónde está el amor de hermana?! Quiero decir, ¡¿venderse entre sí y convertirme en algún archivillano?!

Las dos sirvientas lanzaban el rol de chivo expiatorio de una a la otra, mirando a Subaru como si se preguntaran en cual clavaria sus malvados colmillos primero. Ahí fue cuando repentinamente se dio cuenta….

Knock, knock. La chica detrás de la puerta abierta, tocando suavemente mientras los miraba.

—¿….No podrías haberte levantado con menos drama?

Hoy, estaba dejando que todo su cabello largo plateado cuelgue naturalmente hasta sus caderas. Su vestido no era la bata que él había visto en la capital sino más bien, un vestido que acentuaba su piel clara y su físico delgado con su diseño.

La falda era inesperadamente corta; Subaru, maravillado como resaltaba sus largas piernas, hizo un puño de triunfo.

—¡Lo entiendo! ¡Quienquiera que escoja esto, entiendo lo que están pensando!

La chica de cabello plateado —Emilia— estaba mirando boquiabierta ante el elogio de Subaru.

—…..No estoy muy segura a que te refieres, pero estoy muyyy decepcionada ya que sé que es algo que no tiene sentido.

En un movimiento, la repentina visita había mejorado enormemente el estado mental de Subaru.

En un lugar lleno de desconocidos—su incidente con la primera pequeña chica que conoció fue especialmente conmovedora—mirando a Emilia, un rostro amistoso que había conocido justo después de ser invocado a otro mundo, lo hizo mucho más especial en su mente.

—Pensar que estaba preocupada un poco cuando escuche que Beatrice fue dura contigo cuando estabas débil…..en verdad no debería haberme molestado.

—Aunque estoy de un súper buen humor por despertarme viendo tu rostro. Estoy un poco asustado para preguntar esto pero….

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 2 Capítulo 1 Parte 4

Con Emilia mirándolo de una manera sospechosa, Subaru puso sus ambas manos juntas y de forma tímida la miro con los ojos volteados.

—Tú, ah…..me recuerdas, ¿verdad?

—Ese gesto, por alguna razón no me gusta. Además, es una pregunta extraña. No creo que olvidaría a alguien que sobresale tanto como tú lo haces, Subaru.

Con Emilia sonriéndole encantadoramente y diciendo su nombre, Subaru dejó caer sus hombros en alivio. Entonces, dándose cuenta que por primera vez una chica lo estaba llamando por su nombre, estaba bastante avergonzado.

—Pero escuche, Srta., Emilia. Esta persona fue terrible humillante con mi Hermana, eso es.”

—Escuche esto, Srta. Emilia. Esta persona ha atrapado y violado chicas. Rem, eso es.

Las gemelas dejaron a Subaru detrás, quien ahora estaba rojo estaba la punta de sus orejas, mientras corrían hacia Emilia para hacer sus acusaciones infundadas. Emilia hizo una sonrisa torcida ante sus calumnias y miro de reojo a Subaru.

—No…conozco a Subaru lo suficiente para decir no haría eso, pero confió en que probablemente no lo hizo. No lo molesten demasiado, ¿okey?

—Sí, Srta. Emilia. Ram reflexionara sobre esto.




—Sí, Srta., Emilia. Rem va a reflexionar sobre esto.

A pesar de sus declaraciones, las gemelas parecían no decirlo en serio ni un poco. Emilia no mostro ninguna señal de oponerse a su actitud, quizás simplemente era porque estaba acostumbrada a eso.

—De todas maneras, Subaru, ¿estás bien? ¿Alguna parte de tu cuerpo se siente mal?

—Mm, oh, sí, antes que me duerma sentí que todo mi cuerpo estaba en llamas e iba a morir, pero ahora no siento nada de eso. En realidad creo que dormí demasiado.

—Si no te sientes mal, está bien. ¿Crees que puedas dar un paseo?

—¿Paseo?

Emilia estaba haciendo una pequeña sonrisa mientras Subaru inclinaba su cabeza.

—Sí, un paseo. Trato de ir al jardín una vez al día, y parece que es buen tiempo para hacerlo, ¿no?”

—Una vez al día…. ¿Haciendo qué? ¿Regando la cama de flores?

—No exactamente. Una de las condiciones de mi contrato con varios espíritus es que haga contacto y hable con ellos cada mañana.

Cuando Emilia dijo espíritu, Subaru recordó al espíritu gato que había visto junto a Emilia.

Un paseo y una charla con los espíritus. Era una buena idea que aumentaba su curiosidad — y sus motivos ocultos.

—Suena como una grandiosa rehabilitación para mí, Emilia-tan. ¿Qué tal si doy un paseo por el jardín y hago ejercicio mientras hablas con los espíritus?

—Bueno, si no hablas en voz alta o haces un gran relajo, por supuesto…. ¿Eh? ¿Qué acabas de decir?

—Okey, es un trato. ¡Vamos al jardín!

—Oye, ¿Qué dijiste? ¿Qué es tan? ¿De dónde viene eso?

El nombre cariñoso parecía confundir a Emilia. Subaru estaba ocultando su sonrojo al haberle llamado por su nombre tan abiertamente cuando volteo hacia los rostros de las dos sirvientas de pie lado a lado.

—Oigan, hermanas sirvientas. ¿Dónde está mi vieja ropa? Siento como si estuviera usando una bata de hospital cuando estaba inconsciente. Creí que la mansión me lo había prestado, pero….

—¿Lo entiendes, Hermana? ¿Quizás se refiere a ese trapo de color gris apagado?

—Lo entiendo, Rem. Se refiere a ¿esa pieza de suciedad de color de ratón y manchada de sangre?

—Tienes agallas, llamarla suciedad y que digas que se parece a una rata sucia. Si es una pieza, ¿puedes devolvérmelo?

Ante la petición de Subaru, las gemelas voltearon a mirar a Emilia. Sus rostros decían que pedían permiso. Cuando Emilia respondió con un asentir, las gemelas educadamente se inclinaron y salieron de la habitación.

—No necesitas escuchar esto de mí, pero no debes esforzarte. Fuiste terriblemente herido.

—Aunque cerraste perfectamente la herida. Oh, si….




Como si recordara algo, Subaru estiro su postura y lentamente inclino su cabeza hacia Emilia.

—Gracias por sanar mis heridas, Emilia-tan. Me salvaste. Tengo mucho temor en morir, me gustaría hacerlo solo una vez.

—¿Normalmente puedes hacerlo solo una vez….? Pero, mm-hm, no importa eso…..

Después de ese espontaneo golpe verbal, los ojos purpura de Emilia dudaron al mirar a Subaru.

—Debería ser yo la que te de las gracias. Arriesgaste tu vida por la mía cuando apenas me conocías. Lo menos que podía hacer era sanar tus heridas.

La respiración de Subaru se detuvo ante su rostro sincero de disculpa.

Se odiaba a si mismo por ser incapaz de darle la respuesta que quería.

Emilia había dicho no importa eso a su salvación. Aun así era Emilia la que lo había salvado primero. Pero solo el recuerdo de eso estaba en la memoria de Subaru.

Subaru sonrió, conteniendo la gratitud que nunca podría expresar apropiadamente.

—Bueno, ya que nos salvamos entre nosotros, creo que estamos a mano aquí.

—¿A mano….?

—¡Significa que ninguno de nosotros le debe al otro una cosa, así que nos llevemos bien, amiga!

Si estuviera hablando a un residente del Distrito pobre, este sería el tiempo en que estuviera dándole una palmadita amablemente en el hombro. Pero en ese momento, era todo lo que Subaru podía hacer para cubrir su rostro avergonzado y sonrojado. Emilia le sonrió suavemente a Subaru.

—¿En serio necesito a un hermano menor así de raro?




—¡¿Es un comentario bastante fuerte?!

Dejo caer sus hombros ante la casual crítica.

Ambos rieron ante la conversación mientras la puerta se abría y las gemelas sirvientas regresaban. Subaru se levantó mientras las veía cargar su jogging, una pieza cada una.

—Supongo que es hora de reiniciar el día.

Su primer día desde que supero el Regreso de la Muerte estaba verdaderamente comenzando.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios