Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 4: El Hechizo de la Cuarta Vez

Parte 9

 

 

Subaru se detuvo, conteniendo la respiración, y ya que Rom y Felt vieron eso, Subaru se dio cuenta de que había cometido un error. Lo que debería haber hecho era decir un montón de tonterías, al igual que lo había hecho antes. Sin embargo, nada saldría de eso.

Mientras Subaru se mantenía en silencio la boca de Felt se relajó formando una sonrisa.




— La señora mayor que me pidió que lo robara en primer lugar, no quería hablar de eso tampoco, y ¿parece que contigo pasa lo mismo?

—… Bueno, robar es bastante malo en sí, entonces con el robo involucrado, estoy seguro de que todo el mundo tiene algún motivo oculto del que no les gustaría hablar…

— Pero en tu caso, sobresales más de lo que uno generalmente lo haría. Si me detengo y pienso en eso, estás tratando de robar de cualquiera que quería robarlo en el primer lugar.

La actitud de Felt era como un gato torturando a su presa.

— ¿Qué es exactamente esta insignia de todos modos? Vale la pena más de lo que parece, ¿verdad? Es por eso que todo el mundo la quiere. En otras palabras, vale la pena más que incluso este Mitia




— Espera, Felt. Esa forma de pensar es muy peligrosa. Más o menos ya sé lo que estás pensando en decir en este momento, incluso si sólo estoy aprovechando mi experiencia en jugar juegos, pero… en realidad, necesitas detenerte.

Mientras Subaru observa el aumento de la tensión de Felt, se puso a sudar mientras trataba de detenerla. Si las negociaciones se prolongaban por más tiempo, el mal final que estaba esperando por ellos sería una realidad.




— Este trato vale más de veinte monedas de oro bendecido! ¡Sólo tómalo! ¡No seas más codiciosa! El-El que te pago sólo puede pagar veinte monedas de oro bendecidas. Ella no va a pagar nada más que eso.

— ¿Cómo sabes eso?

— Bueno…

— Mientras más hablas más revelas. Tramas algo con ella, ¿verdad?




Subaru deseaba que sólo pudiera decirle que sabía eso gracias a su habilidad de regresar de la muerte, pero por supuesto que no podía. Incluso si lo explicaba de esa manera, no había garantía de que ella lo creería.

Cuando los ojos de Felt se llenaban de más dudas, Subaru sabía que cualquier cosa que dijera, ya no creería en él. En este punto, podría tener que luchar por la insignia con ella.

Pero si lo hiciera tendría que hacer frente a este anciano musculoso…

— Bueno, ella te tiene bailando en la palma de su mano, verdad, ¿chico? Debe ser embarazoso teniendo en cuenta que ella es más joven que tú.

— Es tu culpa por haberle dado rienda suelta. Ella es tan duro que siento como si estuviera a punto de llorar.

Si Subaru trataba de ser violento, todo lo que sucedería sería que terminaría en el suelo por Rom. Incluso si él era capaz quitarle a Felt la insignia, no se creía capaz de correr más rápido que ella. Subaru había visto cómo podía correr como el viento. No había manera de que pudiera escapar.

— Felt, por favor…

— No creas que suplicar te va a llevar a alguna parte. Mira, acepto tu oferta como una opción, pero es no es justo llegar a un acuerdo sin escuchar lo que mi cliente original tiene que decir acerca de todo esto. Si me dices cuánto vale en realidad esta insignia y eres capaz de preparar lo que realmente vale, entonces puede reconsiderarlo.

En los ojos de Felt no había la más mínima cantidad de compasión o piedad. Sus ojos estaban desesperadamente tratando de extraer la verdad de la actitud de Subaru. Sin embargo, las razones de Subaru para querer la insignia no era el mismo que Elsa. Sólo quería devolverla a su dueño.

Pero mientras Felt no sabía de las intenciones de Subaru, él sabía sus intenciones. Subaru sabía por qué razón Felt desesperadamente trataba de llegar al mejor acuerdo posible. Él sabía por quién estaba tratando desesperadamente. Así que después de una pausa, dijo la verdad.




— Todo lo que quiero es devolver a esa insignia a su legítimo propietario.

—… ¿Qué?




Decir la verdad era la cosa más sincera que pudo pensar. Así, mientras los ojos de Felt abrieron por completo, Subaru acaba de repetir lo que dijo antes.

— Quiero devolver esa insignia a su legítimo propietario. Es por eso que lo quiero. Eso es todo.

Los ojos rojos de Felt brillaban llenos de animosidad, pero Subaru se quedó en silencio. Él no tenía nada que bromear en este punto, por lo que sólo bajó la cabeza.

—… Felt, no creo que este mintiendo —dijo Rom.

— ¡No te engañé! ¡Esto tiene que ser una broma! ¿Devolverlo a su legítimo propietario? ¿Pagando todo este dinero para comprarlo de la persona que lo robó? ¿Qué tan estúpido puedes ser? ¡Si eso es lo que querías hacer, debería haber traído un guardia con él para atraparnos!

Por supuesto Subaru no podía hacer eso. Ni la No-Satella quería involucrar a los guardias. Es por eso que Subaru había rechazado la oferta de Reinhard. Subaru no podía ir en contra de los deseos de la No-Satella.

Era lo mínimo que podía hacer Subaru, y esa fue su respuesta a la persona que le había salvado la vida.

— ¡Si vas a mentir, haz un mejor trabajo! ¡Incluso si actúas como si estuvieras hablando en serio, no me vas a engañar!

Si no lo hago… Eso es correcto. No voy a ser engañada… Felt dijo eso, como si sacudiera algunos pensamientos de su cabeza, terminando con una voz algo débil.

— Felt…

Dijo Rom con un tono cariñoso y con una expresión de dolor, probablemente sabiendo lo que estaba pasando en el interior de Felt.

De cualquier manera, no se veía como si Felt iba a cambiar de opinión. En otras palabras, las negociaciones habían fracasado.

—… ¿Quién es?

De repente, la expresión de Rom cambió y miró hacia la entrada. Subaru, todavía en un estado de shock por las negociaciones que habían salido mal, era demasiado tarde para reaccionar a la voz de Rom.

— Podría ser mi cliente. Aunque parece un poco temprano para que sea ella.

Felt se acercó a la puerta, con su expresión de enojo todavía en su cara, y abrió.

Subaru repentinamente identifico los sentimientos impacientes creciendo dentro de él. La bodega de botines, un golpe en la puerta, el cliente de Felt… todas esas señales sólo podía llegar a una cosa.




— ¡No abras la puerta! ¡¡Todos seremos asesinados!!

Era más temprano de lo que había esperado Subaru. Desde las ventanas se podía ver que el sol todavía estaba en lo alto del cielo. Era demasiado brillante para ser la puesta de Sol.

La primera y segunda vez, la desesperación había llegado después de la puesta del sol. Subaru no había bajado en cuanto a su tiempo limitado, pero aun así, esto era demasiado pronto.

Subaru todavía no había logrado nada de lo que tenía que hacer para cambiar este mundo. Subaru no lo hizo a tiempo. Su mano ya estaba en la puerta, y se abrió desde afuera, y la luz rojiza de la primera puesta de sol elimino la oscuridad de la bodega. Y entonces…

— ¿Qué quiere decir, con ‘seremos asesinados’? ¡Yo nunca haría nada así de violento sin advertir! —dijo una chica de cabello plateado con una mirada amarga en su rostro mientras entraba a la bodega.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios