Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 4: El Hechizo de la Cuarta Vez

Parte 7

 

 

Después de reunirse con Felt en su choza, Subaru y Felt pasaron los suburbios dirigiéndose hacia la bodega de botines.

El espacio entre los edificios era muy estrecho, y era difícil que la luz del sol pase a través de los callejones. Esta oscuridad adicional de la sombra de los edificios sólo hacía que los barrios pobres se vieran aún más tristes.




—…

Subaru podría sentir una humedad bajo los pies. Había botellas rotas de las bebidas alcohólicas y los desechos de papel por todo el lugar, y de vez en cuando había un fuerte olor desagradable que golpeaba el interior de su nariz.

Ya sea que fuera Felt o la No-Satella, este no era el tipo de lugar para estar caminando a solas con una joven chica.

— Ahora bien, esto sería mucho mejor si estuviéramos tomados de la mano y en un lugar mucho más hermoso y colorido.

— Ya basta de esa charla repugnante. No me digas que te atraen las niñas pequeñas.




— Me atraen las mujeres mayores. No tienes que ser tan cautelosa, vamos por aquí.

Tal vez porque Felt había percibido el peligro de lo que había dicho Subaru, ella comenzó a apartarse, pero Subaru la llamó. De mala gana, Felt se acercó más.

— Ningún movimiento indecente, ¿de acuerdo? Tú eres el que estará en más problemas si este acuerdo se va al diablo. ¿Está claro?




— ¿Por qué no puedes ver que estoy haciendo mi mejor esfuerzo para que este pequeño gatito cauteloso se relaje y podamos ser amigos? Si estás tan en contra de que sea amable, ¿por qué no dejas de jugar y en realidad me llevas hasta la bodega de botines?

— ¿… Cómo lo…?

— ¿Cómo llegué a averiguarlo? Oh, vamos, no soy tan estúpido. Quiero decir, no estoy muy familiarizado con esta área, pero estoy seguro de mi sentido de la orientación. La forma en que hemos estado yendo en zigzag, incluso yo voy a empezar a sospechar —dijo Subaru, mirando a Felt, quien se quedó en silencio y se encogió de hombros.

Cuando Subaru dio en el blanco, Felt no podía dejar de mirar hacia otro lado, pero Subaru en si estaba muy nervioso, y con el corazón acelerado.

Después de todo, todo lo que Subaru había dicho era solo palabrería. Subaru se había molestado por el hecho de que el camino de Felt no encajaba para nada con el camino que pensaba era el correcto para llegar a la bodega de botines, pero lo que realmente hizo que cuestione a Felt fue el hecho de haber visto el mismo grafiti en la pared dos veces, aunque a cierta distancia, en un corto período de tiempo. Sin embargo, en este punto, su palabrería era todo en lo que podía confiar.

— Yo sé que es pedir demasiado que no dudes de mí, y desde tu punto de vista, lo que tengo que ofertar probablemente suena demasiado bueno para ser verdad, por lo que no puedo culparte si quieres observarme por un poco más.

—  Descubriste todo y ¿no estás enojado?

— Bueno, entiendo que tiene sentido que dudes de mí y estoy siendo irrazonable. Sin embargo, no voy a darte más tiempo. Por favor, te ruego que me lleves directamente a la bodega de botines.

Dijo Subaru, levantando las manos, suplicando.

Felt se sorprendió, con los ojos muy abiertos mientras dudaba por un momento, sin saber cómo reaccionar, pero luego, tomó su mano y revolvió su cabello rubio.

— Bueno, maldita sea, es sólo que no te entiendo. No entiendo pero… siento que debo pagarte por no enojarte conmigo hace un momento. Está bien, te llevare hasta ahí. Voy a dejar el resto de mis dudas en las manos de Rom.

— No me desagrada esa actitud de sentirse totalmente libre para depender de otros, pero… bueno… yo… no importa.

Justo cuando Subaru estaba a punto de darle un sermón a Felt, se dio cuenta de lo que estaba a punto de decir y contuvo sus palabras.

¿Qué quería decir Felt cuando dijo que dejaría todo en las manos de Rom? Rom trataba a Felt como si fuera nieta linda, y lo que sentía por ella era tan fuerte que él estaba dispuesto a dar su vida por ella. Pero ¿Que sentía Felt por Rom?

Subaru no quería pensar que ese viejo calvo, a quien no podía odiar, era solo usado por ella.

Felt entrecerró los ojos mientras Subaru repentinamente seguía su paso, pero ella no se entrometió. Al contrario, había cambiado su aptitud hacia Subaru, lo dirigió directo al almacén de negocios, sin tomar ningún desvió esta vez.

Cuando Subaru se mantenía detrás de Felt mientras trotaba hacia adelante pensó de nuevo acerca del curso de los eventos que podían pasar una vez llegaran a su destino. Era alrededor de la cuarta vez que Subaru hacía esto. Él quería tomar la mejor ruta posible.

Mientras Subaru continuaba caminando, perdido en sus pensamientos, vio que Felt se detuvo y lo estaba mirando.

— ¡Para de mirar hacia abajo mientras caminas! Te contagiaras con la melancolía de aquí, ¿sabes?

— Bueno, me gusta mantener mi cabeza arriba, pero no es exactamente limpio y organizado alrededor de mis pies, así que es peligroso si no pongo atención… ¿Qué quieres decir con “infectarse con la melancolía”?

— Tú sabes exactamente qué significa. Estoy hablando acerca de la aptitud de todos los perdedores que bien aquí.

Felt señaló con su cabeza para mostrar que ella estaba hablando acerca del área, los barrios bajos. La manera en que soltó sus palabras demostraba claramente animosidad y odio por el lugar y Subaru abrió completamente sus ojos.




— ¿Perdedores?… ¿No crees que eso es un poco cruel?

— ¿Cómo que es cruel? Estoy hablando acerca de las personas que languidecen en esta vida de callejón y perdieron la voluntad para siquiera salir de aquí o mejorase de alguna manera. Odio a perdedores como esos.

Subaru había gastado una enorme cantidad de tiempo hablando con las personas que vivían en los barrios bajos. No es como para pensar que había caído tanto que las palabras no los alcanzaban, pero como Felt dijo, no podía negar que se veían contentos con su vida aquí, es más, como si se hubieran rendido en irse a otro lado.

Sería fácil decir que ese tipo de aptitud no podía ayudarse, pero Felt no aceptaría esa respuesta. En la luz débil del callejón, la luz de los ojos carmesís de Felt no se desvanecería ni un poco.

— No tengo la intención de vivir mi vida completa en estos barrios. Si la oportunidad viene me pegaré a ella y la haré mía. Lo mimo va para este trato ahora.

— Así que ese es el porqué, uh…

La segunda vez alrededor, Felt había hecho todo lo posible para encontrar la debilidad y sacar más dinero de Elsa y Subaru. Era fácil explicar esas acciones simplemente diciendo que ella era codiciosa, pero conociendo como lo hizo ahora, Subaru pensó que podía entender por qué Felt era tan persistente.

Felt quería dejar los barrios bajos, para romper con las circunstancias de su orfanato de la infancia.

En la raíz de todas sus acciones estaba el deseo por algo más.

— Así que, con veinte monedad benditas de oro, ¿ese sueño se volverá real?

—… Está definitivamente cerca de completarse, y si fuera a ir solo posiblemente fuera suficiente, pero no sé.

Felt murmuró.




—¿Si fueras a ir sola?




Subaru afiló sus oídos para no dejar escapar nada y levantó sus cejas en respuesta. Felt cometió un error, chasqueó la lengua, y miró a otro lado.

— No es nada. No somos tan amistoso como para hablar de ello… ¿Por qué estoy tan habladora hoy en primer lugar? —dijo Felt, claramente arrepintiéndose de su desliz.

— ¿Tal vez aflojaste un poco porque tu meta está en la vista?

Contestó Subaru, mientras que se sentía sonriente.

Felt dijo si ella “fuera a ir sola”, sería capaz de hacerlo. Eso quiere decir que tiene alguien más en los barrios bajos que no puede dejar atrás. Para Felt, quien portaba tal sentimiento de animosidad hacia las personas de aquí, solo podía haber una persona que la hiciera sentirse de esa manera.

Pensando acerca de quién era, Subaru no pudo evitar sonreír.

— ¿Cuál es tu problema? Esa sonrisa tuya está comenzando a fastidiarme.




— No es nada especial. Solo pensaba que me estaba preocupando mucho acerca de algo que no hacía falta. Por supuesto así es como es. Por supuesto, no sé porque me preocupé tanto, dijo Subaru, enseñando sus dientes en una sonrisa. Todo repentinamente tomó sentido para él.

La segunda vez, Felt y Rom parecían tratarse como familia. Ambos fueron asesinados por Elsa, pero incluso agonizando pensaron uno en el otro.

Además, Felt había salvado la vida de Subaru en el corte de tiempo anterior también.

Si Subaru se sentía endeudado con no-Satella, entonces también debía hacerlo con Felt.

— Apresurémonos. Hemos perdido mucho tiempo.

— Aún no te comprendo… hey, espera. Dije que esperaras.

Cuando Subaru comenzó a caminar pasando a Felt, puso su mano en su cabeza y la frotó su cabezo rubio. Su pelo con sus hebras finas, que posiblemente nunca han sido peinados, no se sentía mal fluyendo entre los dedos de Subaru. Después de que Felt deje los barrios bajos un día, y se vistiera un poco, Subaru pensó que ella posiblemente brillaría.

Así que, en orden de poner a Felt en el camino para alcanzar su sueño…

— Realmente tengo que hacer que esto trabaje… ¡Soy el único que puede hacerlo!




— Para de hacer estas cosas raras y obsesionarte contigo mismo. Te voy a morder.

Con las mano de Subaru aún en la cabeza de Felt a pesar de sus protestas, el silenciosamente solidificó su determinación.

Él podía cambiar no solo el destino de no-Satella, sino el de Felt y Rom también… de todas las personas que movieran su corazón.

Eso deber ser por qué Subaru se mantiene repitiendo este día una y otra vez.

— Lo dije, para ya, Felt dijo, antes de morder a Subaru.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios