Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 4: El Hechizo de la Cuarta Vez

Parte 6

 

 

Habiendo llegado tan lejos, Subaru pensó que siendo indirecto o intentando evitar el asunto causaría una peor impresión en Felt. También estaba el hecho que Elsa seguía vagando alrededor del área, así que Subaru quería ir directamente a las negociaciones.

De todas formas, Felt puso su mano sobre su pecho donde parece ser que guarda el medallón.

— ¿Cómo sabes que robé un medallón? La única persona que debería conocerlo es la que me contrató y solo lo robé hace un rato. Es una respuesta muy rápida para haberlo escuchado en la calle.

— Cuando los pones de esa manera… ¿Sí? Es un buen punto. Eso fue muy despreocupado, incluso para mí, ¿verdad?

—… Realmente tienes que hacer un mejor trabajo escondiendo tus intenciones, chico. ¿Una pequeña provocación como esa y estás soltando los frijoles?

Cuando Subaru sujetó la cabeza en sus manos por su error, Felt miró como si hubiera perdido el sentido de mantener la hostilidad.

Felt dejó caer sus rodillas para estar al mismo nivel de los ojos de Subaru.




— ¿Así que quieres cómprame esta medalla, huh? ¿Qué intentas hacer? No puedes estar del mismo lado que esa mujer, ¿verdad? ¿Es ella tu rival o algo?

—Más como mi archienemigo, ¿tal vez? Cómo te sientes si ella mató a tus padres. O incluso si te asesinó.

— ¿De qué hablas? Bueno, no importa, realmente no importa eso.

Cuando Subaru estaba intentando imaginarse como iba a hablar de esto, Felt solo se rio. Ella entonces tomo el medallón adornado con un dragón fuera del bolsillo de su pecho y lo ondeo en frente de Subaru.

— Se lo venderé al que me ofrezca mayor precio. Incluso si hay una oportunidad que esa mujer se enoje y rompa nuestro trato.

— Sí, hay definitivamente una posibilidad de que ella lo rompa, pero… de todas formas, solo estoy hablando conmigo así que puedes ignorarme.

Subaru limpió su garganta, y puso una cara seria.

— ¿Eso significa que me escucharás?

— Solo si se ve que hay dinero para mí. Eso es obvio ¿verdad?

— Suena bien para mí… He preparado un objeto que vale más que vente monedas benditas de oro y me gustaría comprar tu medallón con él.

Las orejas de Felt se animaron, y sus ojos rojos se entrecerraron como un gato. Parece que ella estaba intentado no parecer agitada, pero si tuviera una cola seguramente estuviera meneándose de un lado a otro, así que Subaru no pudo hacer nada más que sonreír.

— Huh, ya veo. Eso es un buen precio. Parece ser que mi duro trabajo finalmente dará frutos… pero desafortunadamente para ti, tu rival ha ofrecido la misma cantidad, ¿sabes?




— ¡Deja de decir tonterías! El trato fue por 10 monedas benditas de oro, ¿verdad? ¡Te vuelves muy codiciosa y entonces morirás! No, es como, si fuera verdad.

En realidad, era muy claro que por eso murió la primera vez. Causa de muerte: codicia.

Con Subaru habiendo obtenido el mayor precio verdadero, Felt debe pensar que no puede seguir jugando. Después de observarlo con los ojos completamente abiertos por un momento, Felt ligeramente se rascó su cabeza.

—¿Qué, sabes mucho…? Yeah, okay. El trato fueron diez monedas benditas de oro. Pero sabes, si le digo a la persona que me contrató que otra oferta fue hecha, ella hará una contraoferta con más, ¿sabes?

— Eso no es una mentira, ¿sabes?

Felt, la de trece o catorce años, agregó, rizando el borde de su boca.

— Eres realmente astuta. Me gustaría decir que solo te rindas y tomes el trato, pero no creo que me escuches, ¿uh?

— ¿Por supuesto que no! Además, no estoy segura si puedo confiar en ti. Mis oídos no perdieron una palabra tuya. No dijiste que trajiste veinte monedas benditas de oro, solo algo que vale eso. No es un poco injusto, que solo sepa que tienes bajo tus mangas, ¿pero tú conoces todo acerca de mí?

— Creo que es el asunto de que tanto te preparaste lo que realmente importa en las negociaciones… pero es verdad que sin enseñártelo primero, no iremos a ningún lugar.

Subaru quería evadir tener a Felt enfurruñándose y perder tiempo, así que tomo su objeto clave para las negociaciones, su celular, fuera de su bolsillo en el pecho. Una vez visto el pequeño aparato, Felt levantó sus cejas un poco, pero eso fue.

Como siempre, no respondió a nada a menos que estaba claro que la llevaría a dinero.

— ¿Veinte monedas benditas de oro por eso? Solo parece un espejo de mano para mí…




— Este uno de esos inmensamente populares mitia. Puede tomar un corte en el tiempo y congelarlo, guardándolo.




Subaru lo colocó en el modo continuo de fotografía. Un ligero y mecánico sonido salió varias veces. La brillante luz destelló a través del callejón y cubrio a Felt.

— ¡Whoah! —ella dijo, en un raro espectáculo de feminidad cuando reaccionó.




Felt se veía como si estuviera a punto de quejarse, pero Subaru rápidamente le enseñó la pantalla del celular.

— Este es el poder de este mitia. Usando puedes dejar atrás una clara imagen. Otra cosa que se le puede adicionar es que es un objeto muy raro. Este es el único en todo el mundo. ¿Qué te parece?

Subaru ha estado explicando las funciones del celular hasta el momento, cuando el terminó, Felt fue “Hmm” y miró cuidadosamente al celular en las manos de Subaru, antes de aceptar en acuerdo.

— No pareces ser que estás mintiendo. ¿Pero esta soy yo? Tu dijiste una clara imagen, pero creo que me veo un poco mejor que esto.

— Si no estuvieras en este terrible ambiente y comieras mejor, y… mientras pudiera contribuir a que pudieras pensar como un sentido astuto de negocios… si pudieras tomar rienda de esa astuta, sucia personalidad tuya, diría que hay esperanza para ti. Es realmente solo un problema de cómo estás vestida.

— Si estuviéramos hablando acerca de escoger las palabras correctas para decir, no tienes talento para mantener una conversación, ¿lo tienes? Cielos.

Mientras Subaru podía haberse ganado una pequeña irritación por el último comentario, las cosas iban bien. De todas formas, uno de los puntos fuertes que vivían en los barrios bajos era que nunca estaban de acuerdo con algo fácilmente.

— Aceptaré que esa cosa que tienes es rara, pero no estoy segura de creerte cuando dices que vale veinte monedas benditas de oro. No soy una cabeza hueca que solo tomaría tu palabra

— Bueno… eso es de esperarse. No me importa personalmente que tengas un cerebro esponjoso, pero tienes razón. Necesitamos una opinión de un tercero

Hubiera sido genial si Subaru pudiera empujar las negociaciones aquí y allí, pero esperaba que no fueran a funcionar. El problema era quien sería el tercero…

— Profundo en el barrio bajo, hay un lugar llamado la bodega de botines. Es como el nombre sugiere, creo que la mejor manera es preguntarle al raro viejo de allí. Él es justo cuando se trata de valorar. Es muy experimentado, así que no creo que haya problemas, incluso si es un mitia.

— Creí que esto pasaría…

Subaru esperaba que Felt sugiriera a Rom. Que también era el punto de encuentro con Elsa, como también era el lugar donde tenía un guarda espalda por si las cosas se ponían malas.

Dado que un ojo valorativo era necesario para la carta mitia de Subaru, no había otra opción. De todas formas, Subaru realmente quería tener todo sellado antes de terminar en la bodega.

— No tengo problemas con hablar con el viejo, pero….

— ¿Realmente vas a llamarlo viejo sin siquiera haberlo conocido aún?¿Te arrepentirás, ¿sabes? El muy rudo con las personas que no saben cómo mostrar respeto.

— A pesar de eso, él se ve que está dotado de cierta jovencita malhablada, siempre dándole su leche y todo

Subaru pensó acerca del viejo calvo quien siempre miraba por Felt con ojos calmados. Desde la perspectiva de Rom, debe ser como hacerse cargo de una nieta. Pero Subaru no tenía problemas con él, era el lugar el problema.

— No sé por qué pareces tener problema con eso, pero si estás apurado, deberíamos ir a la bodega. Para ser honestos, hay alguien más del que planeo deshacerme, pero…

— ¿Deshacerte?

— Bueno verás, la persona a la que le robé el medallón es más persistente de lo que pensé, así que creo que debería sabotearla un poco. Después de todo, le das a los chicos que andan por aquí un poco de dinero y ellos harán cualquier cosa por ti.

— Está bien, vamos, inmediatamente. Ahora mismo. ¡Vamos, vamos, vamos!

Subaru empujó la espalda de Felt cuando comenzó  caminar y la apresuró hacia la bodega.




— ¿Qué pasa contigo?

Protestó Felt, hinchando sus cachetes, pero Subaru estaba orgulloso de si por  ser capaz de evadir más problemas como pudiera.

Un poco de efectivo era un modo de muy bajo precio de ofrecer a alguien para que se pusiera en el camino de no-Satella cuando estaba apurada. Si la alternativa estaba en golpear con un bloque de hielo y retorcerse en el suelo, Subaru estaba seguro que ellos preferían agarrar sus estómagos hambrientos.

— Si la única condición es que el viejo tome un vistazo, selle el trato rápido, entonces salir de allí.

— ¿Por qué estás tan apurado, chico? Estás sudando, sabes. Vive fuerte y ten cuidado de ti

— Todos parecen decir eso, ¿es ese un tipo de eslogan de los barrios bajos?




Subaru tenía una sensación de que deberían cambiar la parte de “vive fuerte” a “vive rudamente”.

Cuando Subaru puso esos pensamientos detrás de él, realizó su camino con Felt hacia la bodega por tercera vez en un total de cuatro veces.

Saldria inmediatamente. Correría fuera de allí, incluso si tenía que dejar a cualquiera detrás. Había tomado una decisión, Subaru empujó más fuerte la espalda de Felt en frente de él.

— Eso duele

— ¡Ow! —dijo Subaru cuando fue pateado.

4.8 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios