Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 2: Una Prueba Demasiado Tarde

Parte 2

 

 

La calle principal estaba llena de personas como siempre y aparte de los carruajes tirados por lagartos, todo el ancho de la calle estaba llena de peatones. Aún era la hora donde el día todavía estaba claro.

No era como si realmente estuviera haciendo mucho calor afuera, pero si sería lo suficiente para hacerte pensar que los lobos semihumanos caminando y usando sus abrigos  deberían estar sudando.




— ¡Pero en serio no es la hora de estar reflexionando en el estado del escenario!

Subaru puso su rostro en sus manos y giró; sus extrañas poses de angustia eran lo suficiente para llamar la atención de las miradas curiosas de alrededor.

Sin embargo, ahora, Subaru no tenía la capacidad para preocuparse por eso.

— Después de todo… hace un minuto era de noche, ¿o me equivoco?

El sol estaba en lo alto del cielo. Al menos, de acuerdo con lo que había sentido Subaru, ya debería ser de noche.




La noche cambió inmediatamente hacia el día.

En primer lugar, el cambio fue tan repentino que hizo que Subaru recordara cuando fue invocado a este mundo. Sin embargo, eso y esto era en condiciones completamente diferentes.




— Mi estómago… no está abierto, ¿no?

Subaru alzó la parte superior de su buzo y miró a su estómago. Anteriormente, había sido cortado con lo que debía haber sido una espada larga y había sangrado tanto que estaba seguro que iba a morir.

Sin embargo, no solo la herida no estaba ahí, sino que ni siquiera había rastros de sangre. En realidad, el amado buzo de Subaru ni siquiera estaba sucio.

La bolsa de la tienda que sostenía en su mano estaba tan llena como nunca antes lo había estado, y su celular y billetera estaban en donde deberían estar. En cada sentido de la frase, volvió al principio.

… Era lo suficientemente raro para hacer que sintiera que estaba enloqueciendo. Dándose cuenta que había vacíos en su memoria, Subaru trató de recordar qué había sucedido justo antes de que perdiera la conciencia.

Su estómago fue cortado y estaba a pocos minutos de ser asesinado. Pensó haber escuchado la voz de una mujer.




Había encontrado un cadáver en el sótano y la persona que probablemente había asesinado a ese hombre, atacó a Subaru. En ese estado al borde de la muerte…

— ¡… Es verdad! ¡Satella!

Satella, quien había estado preocupada por Subaru y entró al edificio, también había sido cortada por la misma arma que lo había aniquilado. Tan pronto como Subaru se dio cuenta de eso, sintió sus entrañas retorciéndose de dolor.

El sentimiento de culpa era incluso más fuerte que la sensación de dolor que había sentido cuando fue atacado.

— ¿No era él quién cuidaría de Satella?

Subaru recordó las palabras de Puck justo antes que desapareciera. La promesa que Subaru hizo con ese gato ciertamente no era una broma.

A pesar del hecho de que al menos hubo 3 veces en los que había volteado hacia atrás, perdió cada oportunidad para hacerlo. Satella también le había dicho. Si algo sucedía, debía llamarla. Ni siquiera hizo eso.

— ¿Soy un idiota? Bueno, por supuesto que lo soy. Ni siquiera tengo tiempo para estar deprimido de esta forma. Tengo que encontrar a Satella y a Puck…

Ambos pueden estar muertos. Cuando ese pensamiento pasó por su mente, Subaru sacudió su cabeza para deshacerse de él. Subaru no tenía ninguna cualidad positiva y tampoco podía ser útil para sí mismo en lo absoluto.

Era algo como una persona corriente, o a lo mejor, el personaje cómico, y aun así, seguía vivo. Si ese era el caso, no había forma que la bondadosa Satella, quien podía usar magia y no era honesta consigo misma, pero era fiel a sus ideales, o que ese espíritu de gato extraño y frio pudiera estar muerto.

Al menos, no quería que lo estuviesen.

— De todas formas, tengo que volver al sótano…




Ya que ese era el último lugar en el que estuvo antes de que perdiera la conciencia, debe haber algún tipo de pista en ese lugar.

Tan pronto como pensó en eso, Subaru se puso en marcha. Esto era donde la toma de decisiones podía brillar.

En su mundo antiguo, la mayoría de eso era usado en decisiones como “Hoy no iré a la escuela.” Pero en este momento era importante que actuara rápido y se deshaga de todas sus dudas.

Sin embargo, tan pronto como Subaru había tomado su decisión y estaba listo para irse…

— Oye, chiquillo. Que te parece si nos divertimos un rato.

Desafortunadamente para Subaru, su camino fue bloqueado por tres hombres. Cuando Subaru miró quien le había hablado, no pudo evitar quedarse boquiabierto.

— Oye, ¿Qué pasa con ese gesto estúpido en tu rostro?

— Apuesto que no se da cuenta en el lio que se metió. ¿Qué te parece si le decimos? —dijo otro hombre en el grupo burlándose de Subaru, mientras sonreían con sus sonrisas siniestras.

Después de mirar al hombre por un poco más de tiempo, Subaru sintió como si fuera forzado a mirar una farsa. Había tres hombres. Incluso si tratabas de ser amable, no podías decir que ellos encajaran.

Su mala personalidad y su mala educación salían a flote. Eran los clásicos rufianes. Con todo esto, Subaru estaba sintiendo una increíble sensación de deja vu.

— ¿Acaso ustedes chicos se golpearon la cabeza contra algo mientras no estaba mirando?

Estos eran los mismos muchachos que habían servido como causa para el encuentro de Subaru y Satella hace unas horas. De seguro, no eran más que personajes corrientes, pero era difícil imaginar que otros tres chicos con los mismos rostros estuvieran haciendo la misma cosa.

— En otras palabras, ahora que me encuentran solo, quieren tomar venganza, ¿no es así? Entiendo que quieran patearme cuando este desanimado, pero en serio no es el momento en que lidie con ustedes. Chicos…

— ¿Qué diablos estas balbuceando? ¿Has perdido la razón o algo?

Subaru solo quería hablar para salir de esto, pacíficamente, pero dada la forma en que estos chicos estaban actuando, incluso Subaru estaba empezando a enojarse. En primer lugar, la única razón por la que quería resolver este asunto pacíficamente era porque estaba apurado.

Normalmente, Subaru tenía un muy mal genio.

— Escucha muy bien, chiquillo. Si dejas caer todo lo que tienes y te alejas, te dejaremos ir.

— ¿Ah, en serio? Todo lo que tengo. Entendido. Estoy de apuro, así que está bien, en serio.

— ¡Pero primero tienes que agacharte en cuatro y actuar como un perro! Y también decir: ‘¡Sálvame, sálvame, por favor!’

— ¡Esta bien, he tenido suficiente con ustedes idiotas!

Tenían que provocarlo, ¿no? Subaru ya había perdido la paciencia. Los hombres no estaban preparados para el cambio repentino de actitud de Subaru y estaban temblando. Mientras estaban confundidos, de los 3, Subaru escogió al más delgado del grupo para golpearlo primero.

Era el que tenía el cuchillo, la razón de la antigua derrota de Subaru.

— ¡Tú eres el primero! ¡Chicos como ustedes que no conocen el valor inapreciable de la vida pueden irse al infierno!

Subaru propició un gancho hacia la mandíbula del hombre con toda su fuerza, y entonces, lanzó un golpe directo hacia su abdomen desprotegido.

El hombre se estrelló contra la pared y fue noqueado instantáneamente. Subaru inmediatamente se movió para hacer tropezar al hombre detrás de él. Incapaz de reaccionar, la patada acertó y el hombre cayó. Tan pronto como fue derrotado, Subaru derribó al hombre que quedaba.




Su tacleada iba dirigida hacia la parte inferior, y con la fuerza de esta, fue capaz de cargar al hombre y golpearlo contra la pared. Después de que el hombre perdió la respiración por el impacto contra la pared, Subaru lanzó otra patada para acabar con él.

Entonces Subaru volteó a mirar al hombre que había hecho tropezar y lo provocó con su mano.

— ¡Ahora, es uno contra uno! ¡Acércate con todo lo que tengas!

— ¡Quién eres para actuar todo justo con ese ataque sorpresa! ¡Pequeño vándalo!

El hombre se lanzó contra Subaru y lo agarró del cuello, tratando de golpearlo contra el muro.

— ¡No eres lo suficientemente bueno!




Subaru gritó, agarró las muñecas del hombre y las alejó. Mirando el rostro sorprendido del hombre, la expresión de Subaru se convirtió en una sonrisa malvada.

— ¡No subestimes el tiempo libre de un holgazán! ¡Pasé mucho tiempo balanceando una espada ya que no tenía nada mejor que hacer y con eso mi fuerza de agarre sobrepasa los 70 kg de fuerza! ¡También, puedo alzar 80 kg!

El hombre gritó mientras Subaru aplastaba sus muñecas, y tan pronto como había roto su postura, Subaru lo golpeó con su codo y el rufián gritó.

Mientras Subaru giraba detrás de él y puso sus manos alrededor de su cintura dijo,

— ¡Si te mato accidentalmente, no me odies tanto por eso, pero siempre quise intentar hacer un suplex a alguien sin esteras!

Subaru alzó al hombre parte del camino y entonces lo arrojó hacia atrás. Incapaz de reaccionar, la cabeza del rufián colisionó contra el muro detrás de ellos y cayó fuertemente al piso, inmóvil. Después de asegurarse que los otros dos hombres estuvieran inconscientes, Subaru caminó por encima del primer hombre que golpeó, el que tenía el cuchillo.

A pesar de que el hombre había recibido poco daño, podías ver que estaba sudando. Mientras Subaru se aproximaba, trató de sacar su cuchillo. Pero mientras lo hacía, Subaru lo golpeó implacablemente en el rostro. Quedó inconsciente.




— ¡Hmph! ¡Bueno eso fue fácil! ¡En este mundo, el mal nunca triunfa! —Subaru Natsuki dijo eso mientras hacia una pose para celebrar su victoria. Después de asegurarse que ninguno de los hombres había muerto en realidad, Subaru inmediatamente salió del callejón.

— Incluso con esto, no es como si la situación hubiera mejorado. Tengo que apresurarme para llegar a la bodega de botines.

Subaru notó que mientras salía de ahí, había espectadores que estaban sorprendidos y se quedaron sin aliento al ver que había salido del callejón sin ningún rasguño.

«¡Si se habían dado cuenta que estaba ahí atrás, entonces deberían haber llamar a los guardias!»

Subaru pensó eso mientras se contenía la urgencia de reclamarlos. En este momento no podía desperdiciar ni un minuto.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios