Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 1: El Fin del Principio

Parte 9

 

 

… A pesar de que la calle solo estaba una calle lejos de la calle principal, la atmósfera estaba llena de pesimismo.

Era quieta y silenciosa, y no había signos de ningún tipo de vida, sin hablar de rastros de personas.




La calle en la que Subaru y Satella estaban no estaba muy lejos de la calle principal, pero el ajetreo y bullicio de antes ahora parecía un sueño lejano.

— Escuchamos de ese tipo que si buscamos por bienes robados, serian manejados y vendidos en los barrios bajos, pero… —murmuró Subaru mientras miraba la calle que supuestamente los guiaría a los barrios bajos— …el aire aquí y la atmósfera, sin mencionar el carácter general de las personas aquí, probablemente van a ser terribles. ¿Estás segura de que quieres ir?

— Tú eres el que sugirió que mi insignia podría estar aquí en primer lugar y el dueño de esa tienda dijo que probablemente estuviera ahí, también…

— No deberías olvidar lo que dijo justo después de eso, añadió que probablemente deberíamos rendirnos —dijo Subaru, reflexionando con una cara agria lo que se dijo en esa tienda de fruta.

Treinta minutos después de inesperadamente reunirse con la niña y su madre en la tienda de fruta y usando la coincidencia para darle vuelta a la situación y obtener información valiosa, Subaru y Satella ahora estaban en la entrada de los rumorados barrios bajos, donde la mayoría de los bienes robados se decía que eran vendidos.

Después de saber que Subaru y Satella ayudaron a su hija, el dueño de la tienda se hizo más amigable con ellos y escuchó su situación. Por eso, fueron capaces de obtener información sobre los barrios bajos, pero ahora estaban vacilando.

— Probablemente debí mencionar esto antes, ¿pero no sería mejor buscar ayuda? Como, si le preguntamos a la policía, o… supongo que serían guardias en este caso… Estoy seguro que si le pedimos a ese tipo de personas ayuda para buscar y envían un equipo para encontrarla, esto se resolvería mucho más rápido.




— No podemos.

Satella inmediatamente rechazó la sugerencia de Subaru. En realidad, la rechazó tan planamente que tomó por sorpresa a Subaru.

— Lo siento, pero… no podemos. También, no creo que los guardias actuarían por un robo pequeño y… tengo otras razones por las que no les puedo pedir ayuda —dijo Satella, pausando por un momento con sus labios cerrados fuertemente, antes de mirar a Subaru con una mirada suplicante en sus ojos—. Lo siento, pero no puedo decir por qué.

Notando que claramente no quería que le preguntara, Subaru alzó sus manos ligeramente, cediendo.

— Así que, ¿qué deberíamos hacer, entonces? Supongo que aún podemos emplear tácticas de equipo con solo nosotros dos.

Dijo Subaru en un tono bromista, tratando de mantener el humor elevado.

— ¡No me olvides! —Replicó Puck, quien había aparecido en el hombro de Satella, viendo a Subaru y Satella mientras limpiaba su cara con su pata—. Pero realmente ya no tenemos tiempo para solo sentarse y hablar. Incluso si quieres tratar esas tácticas de equipo con dos humanos y un gato, solo tengo cerca de una hora antes de que se me acabe el tiempo.

Mientras Puck miraba el cielo, Subaru siguió su mirada y vio que la mayoría del cielo que estaba asomándose a través de los edificios de cada lado de la calle ya había cambiado de azul a naranja. La razón por la que los barrios bajos se veían tan oscuros no era solo por la humedad y olor agrio que tenía. Se estaba acercando más y más al ocaso… lo que por supuesto significaba que Puck pronto llegaría a su límite.

— Así que si deciden ir o regresar, es mejor hacer esa decisión pronto —terminó Puck.

— No sé a qué te refieres con ‘tácticas de equipo’, pero tenemos que seguir. No hay manera de que dejemos pasar esta oportunidad y arriesgarnos a que mi insignia se pierda por siempre —Satella dijo, respondiéndole a Puck. Entonces se giró a Subaru—. Muy bien, decidí que iré, pero… la gente que vive aquí probablemente está acostumbrados a meterse en peleas, así que quiero que seas cuidadoso, incluso más que antes. Si tienes miedo, puedes esperar aquí hasta que regrese.

— ¡¿Esperar aquí?! ¡¿Qué tan gallina crees que soy?! ¡Voy a ir! ¡Me pegaré a ti como si fuera un espíritu que regresó a embrujarte!

— Así que en otras palabras no quieres estar al frente. Aunque eso en verdad me haría lo haría más fácil —Satella suspiró de nuevo en cara a la enérgica preparación de Subaru para huir.

Subaru pensó cómo, desde que él y Satella se conocieron, solo la había hecho parecer preocupada. Las pocas veces que sonreía, la razón no tenía nada que ver con Subaru. Era desafortunado. Dado lo linda que se veía incluso cuando mostraba emociones negativas, Subaru pensó que sería maravilloso si alguna vez le sonriera a él.

— ¡Muy bien! ¡Hagamos esto! ¡Es tiempo de que haga algo para mostrarte de que estoy hecho!

— ¿Por qué estás tan emocionado de repente? Puedo ver por tus fosas nasales.

— ¡Bueno, esa es una gran manera de arruinar mi escena de muestra de determinación! ¡Gracias!

A pesar de que tenía su energía disparada a un nivel superior desde el principio, Subaru apresuró su paso para no quedar detrás de Satella, sus brazos balanceándose hacia adelante y atrás mientras se apresuraba para no ser dejado atrás por la chica que continuaba hacia su objetivo.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios