Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 1: El Fin del Principio

Parte 4

 

 

Cuando las personas decían “El tiempo se detuvo”, seguramente hablaban de momentos así.

Había una chica de pie en la entrada del callejón.




Era hermosa. Tenía largo cabello plateado, con trenzas que llegaban a su cadera. Estaba mirando directamente a Subaru con ojos violetas que brillaban con inteligencia. En sus suaves facciones estaban ambos elementos de juventud pero también de belleza madura. También había un aire noble a su alrededor que le daba un encanto peligroso y encantador.

La chica era una cabeza más pequeña que Subaru, lo que la hacía de cerca de cinco pies y tres pulgadas de alto. La ropa que usaba tenía el blanco como color base y no había nada terriblemente vistos en ello, pero por otro lado, la simplicidad enfatizaba su presencia.

La única cosa que sobresalía era el abrigo blanco que la chica estaba usando. Estaba engalanado con un bordado que representaba una ave de presa, añadida a si impresión majestuosa.

Sin embargo, no era las ropas que usaba lo que la hacía brillar.

— No toleraré y observaré más de sus fechorías. Es suficiente.




Su voz, como campanas plateadas, resonó hermosamente en los oídos de Subaru y por un momento olvidó en la situación que estaba. Estaba deshecho por la presencia de la chica de pelo plateado.

Los otros hombres parecían estar igual de sacudidos que Subaru.

— ¿Qu… Quién te crees que eres…?

— Si se detienen ahora mismo, los dejaré ir. En cierta manera, es mi culpa por no ser cuidadosa. Así que hagan lo correcto y regresen lo que robaron.

— Hey, lo que está usando parece costoso. ¿Crees que sea una noble? Espera, ¿huh…? ¿Qué robamos?

— Por favor. Es muy importante para mí. Estaría deseosa de entregarlo si fuera algo más, pero absolutamente no puedo en este caso. Por favor. No les haré nada, así que regrésenlo.

La chica parecía que rogaba con todo su corazón.




Sin embargo, había un inexplicable sentimiento de presión que se levantó dentro del grupo. Algo estaba pasando que era difícil de explicar.

— ¡E-espera un minuto! ¡No sabemos de qué estás hablando!

—… ¿A qué te refieres?

Los hombres apuntaron a Subaru, aún bajo sus pies.

— No viniste a rescatar a este sujeto… ¿cierto?

—… Esas son una ropas raras las que está usando ese chico. ¿Tuvieron una pelea entre ustedes? No creo que tres contra uno sea realmente justo, pero… si me preguntan si conozco a esta persona, nunca lo he visto en mi vida.

Tal vez era porque pensó que los hombres estaban tratando de cambiar el tema, pero se podía oír cierta irritación en su voz. Por eso, cada uno de los hombres se apresuró a explicarse.

— ¡Espera un segundo! ¡Si no estás tras este tipo, entonces no estamos involucrados! ¡Apuesto a que fue esa chica de antes!

— ¡Dijiste que algo te fue robado, ¿cierto?! ¡Esa pared! ¿Ves esa pared? ¡Saltó por esa pared y huyó por los tejados!




— ¡Está más atrás! ¡Más allá de la pared! ¡Al ritmo que iba, probablemente esté tres calles abajo!

Mientras los hombres siguieron abogando su inocencia, la chica giró sus ojos a Subaru, como si preguntara si estos hombres decían la verdad. Sin pensar, Subaru asintió.

— Hmm… no parece que estén mintiendo. ¿Así que el que me robó está más lejos? Tengo que apresurarme…

La chica se giró hacia la calle principal. Los hombres claramente parecían aliviados. Subaru, encarando la realidad de su abandono, empezó a entrar a un estado de conmoción, cuando…

— Aun así, esta situación es algo que simplemente no puedo ignorar.

Mientras se giraba, la chica levantó la mano, con la palma hacia arriba y series de brillantes luces empezaron a bailar ante ella.

Un ruido sordo resonó, como un objeto duro golpeando carne, seguido de la serie de llantos de los hombres  mientras eran tirados. Entonces, hubo un sonido agudo como si un bloque de hielo del tamaño de un puño callera al lado de Subaru.

El bloque de hielo, que parecía haberse formado haciendo caso omiso de ambas: la razón y las leyes físicas, rápidamente se evaporó como si fuera devorado por el aire circundante.

—… Magia.

La mejor palabra para describir lo que acababa de pasar inmediatamente salió de la boca de Subaru.

No hubo indicación o nada, pero el bloque de hielo definitivamente salió de la palma de la chica.

Magia… habiéndola visto con sus ojos por primera vez, Subaru se dio cuenta de algo.




— No es tan fantasioso como había imaginado… Para ser honesto, es algo decepcionante.

Subaru había imaginado que habría más luz y energía. En realidad, todo lo que pasó fue que un bloque de hielo había sido materializado de repente, fue usado como un objeto para daño físico y entonces repentinamente desapareció. No había sentimiento o nada puesto en ello para nada.

— Ahora… la hiciste.

Los sentimientos de Subaru por la magia de un lado, los otros hombres, que habían sido golpeados por esos pedazos de hielo, se volvieron a levantar. Para ser justo, eran solo dos de ellos se habían logrado levantar. El tercero debía haber sido golpeado en un mal sitio, porque seguía noqueado. Pero a parte de ese hecho, parecía que solo hizo enojar más a los otros dos. A lado del hombre con el cuchillo, el otro sacó un objeto como un palo, y ambos estaban listos para luchar.

— ¡No me importa si eres una usaría de magia o nobleza o lo que sea! Tuve suficiente. ¡Vamos a matarte! ¡¿Realmente crees poder ganar una pelea dos contra uno?! —gritó el hombre con el cuchillo, sosteniendo su cara, sangre salía de su nariz.

En respuesta a sus amenazas, la chica cerró uno de sus ojos.

— Tienes razón, uno contra dos suena como que podría ser un poco duro.

—… En ese caso, ¿dos contra dos sería más justo? —como si terminara la oración de la chica, una nueva, aguda, voz sin género entró a la lucha.

Sorprendido, Subaru miró alrededor. Los otros hombres hicieron lo mismo, pero no había nadie dentro o en la entrada del callejón que pareciera el dueño de esa voz.

Entonces, como para mostrarles a ambos, Subaru y los otros hombres, la respuesta a su pregunta, la chica extendió su mano izquierda.

Sentado sobre su palma y blancos dedos, estaba allí.

— Cuando todos me miran así, llenos de expectación, es uh… algo vergonzoso.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 1 Capítulo 1 Parte 4

 

Usando su pata para limpiar su cara que era pequeña, un gato del tamaño de la palma se paró en sus dos patas traseras.




Tenía pelo gris y orejas caídas. Al conocimiento de Subaru era más cercano a un americano de pelo corto. Eso era, si ignorabas el hecho de que su nariz era rosada y tenía una cola del largo de su cuerpo.

Viendo al pequeño, tamaño de palma gato, el hombre con el cuchillo parecía vencido por el miedo y gritó:

— ¿E-eres una maga espiritual?

— Es correcto. Si quieren irse ahora mismo, no los perseguiré, pero decídanse rápido. Estoy hambriento.

Con eso, los hombres se apresuraron a recoger a su compañero caído y dejar el callejón, pero mientras pasaban por la chica en su salida, uno de los hombres chasqueó la lengua y dijo:

— Voy a recordar tu cara, perra. La próxima vez que nos veamos no te irá tan bien.

— Si le haces algo te maldeciré y a toda tu descendencia, ¿sabes? Aunque, en ese caso no tendrás ninguna.

Para el matón, ese debe haber sido su mejor intento de intimidación, pero en contraste, la respuesta del gato era ligera con un tono mucho más severo.

El gato no parecía ser completamente serio, pero el hombre empalideció más de lo que lo había hecho nunca y escapó a la calle principal sin decir ninguna palabra más.

Una vez que los matones se fueron, Subaru fue dejado solo en el callejón con la chica y su gato. Pensando que al menos debía decir gracias, Subaru olvidó su dolor y empezó a pararse, pero…

— No te muevas —dijo la chica con una voz sin emociones. Podía verse en sus ojos que estaba siendo cautelosa. A pesar de que notó que Subaru no estaba con los matones, no iba a bajar la guardia, eso estaba claro.

Era en realidad la reacción de Subaru la que estaba fuera de lugar. A pesar de que la chica lo miraba así, estaba fijo en su belleza y fascinantes ojos violeta. No acostumbrado a ver tal belleza, Subaru sin pensar se ruborizó y alejó la mirada.




— ¿Ves? Sabía que pasaba algo. Si no tuviera nada que ocultar, no hubiera desviado la mirada así —dijo la chica.

— No estoy muy seguro de eso. Parece que es una reacción natural para un chico como él. Estoy sintiendo cero intenciones malignas —respondió el gato.

— Cállate, Puck… conoces a la chica que robó mi medalla, ¿verdad? —Callando a su gato, la chica se giró hacia Subaru. Su expresión, llena de confianza, era encantadora. Sin embargo…

— Lamento decepcionarte así, pero no la conozco, en absoluto.

— Espe… ¿Qué? ¿De verdad?

Mientras su confianza dejaba su cara, Subaru fue capaz de dar un vistazo a como se expresaba naturalmente, lo opuesto a su acto. Con ese digno aire de ella fuera del cuadro, la chica, nerviosa, se giró rápidamente hacia el gato que aun descansaba en su palma.

— ¿Qu-qu-qué vamos a hacer? ¿Realmente esto fue una pérdida de mi tiempo…?

— Una perdida que sigue en proceso… realmente creo que deberías apurarte. Fue realmente rápida cuando huyó, así que hay oportunidad de que la culpable tenga algún tipo de protección de su lado.

— Ugh… ¿Cómo puedes estar dan desinteresado sobre todo esto, Puck?

— Tú eres la que me dijo que no me involucrara, ¿sabes? De todas formas, ¿Qué vamos a hacer con él? —dijo el gato, como si acabara de recordar a Subaru.

Mientras el tema de la conversación se centró en Subaru, Subaru puso una sonrisa débil.

— Oh —dijo la chica cuando finalmente se percató que el gato hablaba de Subaru.

En respuesta, Subaru hizo una demostración de confianza vacía y respondió:

— No te preocupes por mí. Gracias por tu ayuda. Estaré bien. Estás apresurada, ¿cierto? Deberías irte…

Subaru había esperado terminar con, “Si quieres, no me importa ayudarte. ¿Qué te parece, mi señora?”, Mientras inclinaba su cabello para atrás y mostraba una sonrisa, pero…

—… ¿Huh?




Repentinamente mareado, Subaru alcanzó la pared, pero falló y cayó con la cara al suelo.

— Espera. No deberías tratar de levantarte todav… bueno… okay —llegó la advertencia del gato, solo que un poco tarde.

Después de caer con cero capacidades de agarrarse, Subaru sintió un afilado dolor como si su conciencia volaba.

—… Así que, ¿qué deberíamos hacer?

— Él no… tiene nada que ver con nosotros. Eso no es suficiente para matarlo. Vamos a dejarlo.

En los confines de su conciencia como si lo dejaran, Subaru podía escuchar solo un poco de la conversación de la pareja.

Esa es una fantasía de otro mudo para ti. Todos tienen un bastante severo, concepto de empatía.

«¿Solo voy a ser abandonado en este callejón?»

Era la toma negativa.

«Bueno, supongo que iba a morir y ahora no, así que debería estar súper agradecido.»

Era un pensamiento más positivo.

Con esos dos puntos de vista en mente, la conciencia de Subaru derivaba más lejos y más lejos… más lejos y más lejos…

— ¿Estás segura?




— ¡Estoy segura! —justo antes de que la conciencia de Subaru se perdiera, fue capaz de ver a la chica de pelo plateado, roja en la cara, volverse y gritar.

— ¡No hay manera! ¡No hay manera en que lo voy a salvar, ¿okay?! ¡¿Okay?!

«Vaya, incluso cuando está enojada es realmente linda.»

Vamos fantasías de otros mundos.

Con ese último pensamiento, esta vez en realidad, de una vez por todas, la conciencia de Subaru cayó a la oscuridad.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios